El huerto y el yacimiento: dos puntos de vista sobre una misma zona

El yacimiento arqueológico de Carabanchel

Carabanchel, historia y patrimonio


Parece que fue ayer (y casi lo fue) cuando CHyP comenzó a andar, y ya nos hemos visto involucrados en un “tremendo quilombo”. Nos referimos al yacimiento romano, del que se tiene conocimiento por primera vez (según la documentación de la que disponemos) a mediados del siglo XIX cuando se obliga a proteger, mediante cerramiento de obra, un mosaico aparecido en la finca de los Miranda, cuya propietaria era Eugenia de Montijo. Actualmente este hallazgo está expuesto en el Museo de los Orígenes de Madrid



Llevamos un par de meses difundiendo, planteando y apoyando todo tipo de acciones en lo que hemos denominado “proyecto Carabanchel Zona 0” y que corresponde a un área del extremo oeste del Distrito dentro del barrio de Vista Alegre y un trocito de Aluche que nos limita.



Este proyecto lo explicamos en los medios y conferencias, e incluye la reivindicación sobre el yacimiento. Reivindicación ésta añeja, muy veterana, inicialmente impulsada por figuras de la cultura de Carabanchel y Madrid, pero sobre todo por la vecindad del barrio, que en la última ocasión pararon, literalmente, la maquinaria que excavaba para las obras de la Vía Carpetana.



Pero entremos en la cuestión, dividiéndola en dos partes: la superficie y el fondo.



La superficie



Lo ocurrido la semana del 12 al 18 de mayo es por todas y todos conocido [Patrimonio paraliza obras de huerto urbano sobre un yacimiento arqueológico (La Vanguardia, 20 de mayo)], y el resultado ha sido la paralización de la implantación del huerto y una posible sanción al Ayuntamiento.



Decimos “posible” porque, si bien el Ayuntamiento, como responsable, ha obviado las autorizaciones, la maquinaria se limitó a “rascar” o desbrozar la superficie de un suelo de relleno. Así, podría ser exagerado que el informe de la DG de Patrimonio hablase de daños al yacimiento, dado que nadie puede asegurar exactamente en qué área y a qué profundidad puede estar el yacimiento mientras no se haga un informe preliminar. No obstante, deberemos guiarnos y acatar lo que figura en la Ley 3/2001 de 21/06, de Patrimonio de la Comunidad de Madrid.



El fondo



El lugar es una de las zonas verdes del PGOU, algo que todos los ayuntamientos acaban olvidando. Donde se pretende implantar el huerto y alrededor, proliferan la nada y el uso como escombrera y taller de vehículos, con cambio de aceite incluido.



Un plausible fondo de esta cuestión es que a todos los entes y Administraciones parece interesarles mantener enterrado y acallado el yacimiento. ¿Por qué?



— Porque ninguno de los ayuntamientos ha querido renunciar a la prolongación de la Vía Carpetana.



— Porque hay interés de que el cementerio se amplíe hasta los límites de esa vía.



— Porque el estudio de un yacimiento localizado en una zona tan amplia no parece entrar nunca en los planes de la Comunidad Autónoma.



— Porque el área de exploración coincide con la zona de los terrenos de la cárcel, donde el Estado y los promotores pretenden especular para construir viviendas.



En definitiva, todos estos “poderes”, con diferentes ideas políticas y credos, parecen haber encontrado algo en lo que ponerse de acuerdo: que el yacimiento permanezca enterrado, ya sea bajo edificios de viviendas, tumbas, carreteras o, en este último caso, un huerto urbano.



Y otro fondo es el futuro del huerto urbano, cuyos beneficios para la comunidad son conocidos. CHyP apoyará y fomentara esta actividad, mientras su implantación no entre en conflicto con nuestra prioridad, que es el yacimiento



Próximamente les informaremos sobre los siguientes pasos. Saludos cordiales.


https://carabanchelhistoriaypatrimonio.home.blog/ _________________________________________

Garbanzal Las Montijas: cultivando pasado, presente y futuro

A.V. PARQUE EUGENIA DE MONTIJO


En Carabanchel, la conciencia social en defensa del territorio y del patrimonio verde e histórico y arqueológico lleva años de recorrido: baste recordar las luchas vecinales en 2005 para intentar preservar la zona verde que se extendía hasta el Metro Eugenia de Montijo y su riqueza arqueológica frente a un proyecto de carretera que arrasaba con todo, y que finalmente quedó paralizado.



En el entorno del Parque Eugenia de Montijo, la asociación de vecinos ha impulsado iniciativas tales como puntos de recogida de aceite doméstico y tapones de plástico, campañas de educación socioambiental, un grupo de consumo con criterios ecológicos, éticos y sociales, y los proyectos, primero de un malogrado huerto escolar en el CEIP del parque y, posteriormente, del “Garbanzal Las Montijas”, huerto incluido en la Red de Huertos Urbanos de Madrid.



Y ello porque históricamente Carabanchel (del árabe “carab”, pedregal o garbanzal) ha tenido una clara vocación agrícola. Ya a finales del siglo XIX Carabanchel Bajo se cartografía rodeado de cultivos de viñedo y cereal, que se mantienen hasta bien entrado el siglo XX, en el que la represión sufrida por los vencidos de la Guerra Civil fuerza a las familias de presos a asentarse junto la prisión de Carabanchel, origen del sobrenombre de “montijas” dado a las compañeras de los penados.



Porque, tras la paralización del proyecto de carretera, la Administración abandona los terrenos afectados por la obra inicial sin ningún tipo de medida de recuperación y asistimos a la degradación cada vez mayor de un espacio público con una riqueza arqueológica y patrimonial bien conocida por la asociación de vecinos, que ha impulsado diversas iniciativas para su recuperación y puesta en valor.



Porque estos terrenos abandonados soportan el aparcamiento, tránsito e incluso reparación ilegal de vehículos (turismos y vehículos pesados) y vertidos contaminantes. Actividades que cada vez restan más espacio a la zona verde adyacente. Además, acogen plantas exóticas invasoras, que pueden dañar el alcantarillado, cimientos y cualquier otro elemento presente en el subsuelo.



Porque el sentido de barrio nos invita a recuperar, custodiar y cuidar esos terrenos recuperándolos para el vecindario, practicando métodos de cultivo agroecológicos buscando soluciones muy poco costosas y respetuosas con el medio (bancales elevados regados por goteo, libres de agrotóxicos y compostaje de residuos). Este tipo de planteamiento permite la accesibilidad a personas con movilidad reducida favoreciendo la integración de todas las personas con distintas características y capacidades, cosa que ahora, por la ocupación y degradación del espacio con numerosos obstáculos, es prácticamente imposible.



Sobran razones para que volvamos a identificar Carabanchel con las huertas tradicionales, un nuevo garbanzal que sirva de base para futuras iniciativas de mejora de la calidad de vida, de preservación y puesta en valor del patrimonio cultural del barrio y de recuperación del paisaje agrícola de antaño. Un espacio abierto y accesible, en todos los sentidos,  a todos;  punto de encuentro de múltiples iniciativas que buscan hacer de nuestro barrio un lugar digno de ser vivido.


https://aavvparqueeugeniamontijo.wordpress.com/author/aavvparque/

  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos