arbol navidad

La Navidad y un nuevo horizonte para todos

La Navidad y un nuevo horizonte para todos

Se acerca un momento de alegría, de renovación, de actualizarse en cuanto a los deseos, los proyectos e intenciones de buenos deseos y voluntades, y en Navidad uno está más presto a ayudar a sensibilizarse, según reza la propaganda

Fechas que existen desde hace miles de años, quizá remontándonos al Neolítico. El nacimiento de un nuevo ser y celebrar el misterio de la vida. Y la entrada de un nuevo año, con todo lo que conlleva de renovación y de repetición del ciclo de la vida y de que es momento de reflexión, revisión y esperar que nuestros proyectos se puedan llevar a cabo de una vez. Puestos a aspirar, nos gustaría hacer un catalogo de cosas que nos  agradaría pedir, decirlo en voz alta y compartir. No seremos mojigatos, ni nos andaremos con recatos a la hora de dejar correr la imaginación, y no practicaremos  la censura con aquello que “no se puede decir”, por ser imposible o una utopía. Hagamos de la utopía y los sueños una posibilidad futura, como planteara ya Tomás Moro en su libro Utopía, allá por el Renacimiento.

Saldremos de la esfera barrial, pues desde luego para mejorar en nuestro distrito  tendremos que elevar la mirada hacia todos los pueblos del planeta Tierra, por tanto nuestro deseo de Navidad es acabar con todas las formas de violencia; no solo la física, también con la violencia económica, racial, religiosa, sexual, moral y psicológica. Estrechar los lazos entre todos los pueblos en vez de cavar abismos

No queremos fronteras, ni países, ni banderas: solo queremos crear una gran nación universal en la que el ser humano sea lo más importante y el centro de todo. Y que ni Dios, ni la patria, ni el dinero se pongan por encima de las personas. Y mucho menos que se impongan. No queremos guerras, ni discriminación por razón de la condición geográfica, de la condición étnica o de la orientación sexual.

Para los que piensen que estamos locos, que no se preocupen: solo son buenas intenciones; como hemos dicho más arriba, sin censura, y desde luego sin temor a las críticas.

Que quede claro que desde A Voces de Carabanchel somos soñadores. Preferimos eso, pues el mundo es un poco terrorífico, y no solo pensamos que es posible otro mundo, sino que estamos convencidos.

Creemos que el ser humano no es violento por naturaleza, sino que su desarrollo y crecimiento se da cuando se expresa la bondad.

Estamos convencidos de que con otra actitud de los pueblos se pasaría a otra esfera de la humanidad en la que se superaría la prehistoria humana en la que estamos, una suerte de canibalismo que no hemos superado.arbol navidad

Así que, después de haber descargado nuestro catalogo de intenciones, esperamos no haber asustado a nadie. El susto es lo que tenemos y hemos tenido hasta ahora. ¿O no dan miedo las amenazas irresponsables y exhibiciones de armas nucleares? ¿Y otras lindezas como personas desesperadas tratando de llegar a Europa cuando hay recursos de sobra para todos?

Así como no hay mal que cien años dure, esperamos que se abra un nuevo horizonte de esperanza para todos; de paz, alegría y futuro para todos.

Y una cosa más: no creemos que el motor de la historia sea la lucha de unos contra otros o la lucha de clases, sino que la lucha por superar el dolor y el sufrimiento y superar la muerte ha sido y será el motor del ser humano. Os deseamos de todo corazón felices fiestas.

 

  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos