OPINIÓN: LA ÉTICA EN LA CATÁSTROFE DE LA AMAZONÍA

pixabay.com

·Las grandes transformaciones que sufre el ser humano en la sociedad han conducido a un cambio, porque los valores se han visto afectados por la revolución tecnológica, el acceso a las redes de información. Recordamos el impacto mundial por el derribe de las torres del World Trade Center, el 11 de septiembre del 2001, los que presenciamos las escenas en forma directa por la televisión, no logramos en un momento distinguir si era ficción o realidad. Lamentablemente fue una realidad que afectó nuestra forma de vida.
Este acontecimiento es considerado como uno de los más graves en el siglo XXI, ahora superado por la quema de la Amazonía, “el gran pulmón del mundo”, es el bosque tropical más extenso del planeta.​ Se considera que su extensión llega a los 7.000.000 km² (aproximadamente siete millones de kilómetros cuadrados) repartidos entre nueve países, de los cuales Brasil y Perú poseen la mayor extensión, seguidos por Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, Guyana y Francia.
Esta selva es vital en la lucha contra el calentamiento global que todos los países han desarrollado por ser un productor del 20% del oxígeno del mundo. La biodiversidad de la región que rodea al Amazonas, se considera la de mayor envergadura en todo el mundo, con una fauna y flora con especies endémicas y otras desconocidas. Así, la importancia de la cuenca amazónica abarca las necesidades de sustento inmediato de la humanidad (agua, oxigenación del medio ambiente, recursos forestales), así como se define como un componente fundamental de la biosfera que no puede ser comparada con ningún otro ecosistema conocido
Leemos con incredulidad las declaraciones del actual Presidente del Brasil quien atribuye los incendios a una “sequía de carácter extraordinario”. .... Sin embargo, diversas organizaciones científicas, sociales y ecologistas no piensan lo mismo. Consideran que “han sido provocados deliberadamente por granjeros que preparaban tierra de labranza cercana a la Amazonía para los cultivos y la pastura del próximo año”.
¿Qué consecuencias tiene la conducta del Presidente Brasileño (Jair Bolsonaro)? 
Lo analizamos como un gerente que no cumple los dilemas éticos y de valores, de colaboración, no hizo lo que se debería hacer, se desentendió de los problemas y no asumió su responsabilidad de ciudadano no solo de Brasil, sino del mundo. Su conducta expresada en forma poco política y diplomática ante los Presidentes de los países europeos, al negarse a recibir la ayuda ofrecida por Alemania y Noruega, que anunciaron la suspensión de su préstamo después de la publicación de alarmantes tasas de deforestación en el llamado pulmón del mundo. Sin embargo las manifestaciones populares(reacción mundial) ocurrida en las embajadas de Brasil, lo obligó a rectificar su conducta, aunque tardía, afectó la vida de su país, y la del planeta.
Las transformaciones que estamos viviendo, tanto a nivel individual como social, global exigen un nuevo sentido de los valores tradicionales, e incorporar nuevos valores: solidaridad, cooperación y ecológicos.

Leslie Borjas


  Votar:  
Resultado:1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos
  3 votos

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*