LA JERARQUÍA ECLESIAL SE OPONE A LA IMPLANTACIÓN PERMANENTE DEL INGRESO MÍNIMO VITAL

La Conferencia Episcopal Española (CEE) se ha mostrado contraria a la medida de gobierno que espera aprobar en mayo y que favorecería a cientos de hogares españoles

El secretario general de la CEE (Conferencia Episcopal Española) y portavoz de los obispos, Luis Argüello, se ha mostrado partidario de este ingreso "indispensable" para las familias que se encuentran en situación de necesidad ante la crisis del coronavirus pero "no de forma permanente" pues considera que esta renta podría retirar del horizonte de las personas pensar en realizar un trabajo y provocar que "grupos amplios de ciudadanos" acabasen viviendo "de manera subsidiada".

También ha sostenido que "La necesidad perentoria de una renta básica en este momento no debería ser una coartada para una especie de subsidio permanente” que retirase del horizonte de las personas de poder ejercer un trabajo, el desarrollar sus capacidades, el poner en juego lo que el trabajo significa de relación con otros, que hiciera desaparecer esto del horizonte de porcentajes grandes de la población, ha subrayado el portavoz.

Ante estas declaraciones que ya han generado una amplia polémica, al parecer, el Obispo olvida, que la Iglesia católica es una de las instituciones que vive de “manera permanente subsidiada” hace muchos años producto de los acuerdos que ha llegado con el estado. Oponerse a esta medida y de su característica invita a pensar que va en contra de la ortodoxia cristiana: “la opción preferencial por los pobres”

Y por supuesto esta medida propuesta por el Gobierno y que probablemente se ponga en ejecución el próximo mes de mayo es parte del paquete de ayudas sociales que el ejecutivo ha aprobado durante la crisis sanitaria del COVID-19. España es el Séptimo país de la Unión Europea con más pobreza y tiene una cuarta parte de la población en riesgo de exclusión, el 26,1 por ciento, en la península 2,5 millones de personas viven en la pobreza severa, el 5,4% de sus habitantes. Se estima que el Ingreso Mínimo Vital en España beneficiara a más de cinco millones de personas en estado de vulnerabilidad y de riesgo.

Mientras un importante segmento de la sociedad española sobrevive en la pobreza. El Estado español (central y periférico) aporta a la Iglesia católica, a través de subvenciones directas y exención de tributos una cifra que supera los  “once mil millones de euros anuales que supone la nada despreciable cifra de más del 1% del Producto Interior Bruto de España” según Europa Laica.

Por otro lado, Argüello ha lamentado la presencia de "cierta descoordinación" y "dificultades para estar a la altura" en la gestión de la crisis del coronavirus. Los obispos han cargado contra los grupos políticos, a los que han pedido que "sacrifiquen sus intereses ideológicos" en estos momentos para "recrear" el "espíritu de la transición" y sacar juntos adelante "un proyecto por el bien común”.

Tener hambre, no llegar al fin de mes, no poder pagar el alquiler, ahí radica la importancia del ingreso Mínimo Vital  y su ventaja: va ayudar a todos por igual y llegara a todos los ciudadanos españoles de forma inmediata sobre todo  a los colectivos que lo necesitan de verdad, es una cuestión de vida o muerte.

 

 


  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*