VOX DECLARA LA GUERRA A LA FRAVM

El pasado viernes, día 15, después de presentarse el borrador de los presupuestos del Ayuntamiento de la Comunidad de Madrid, el portavoz de VOX, Javier Ortega Smith, amenazó con no aceptar un presupuesto que financie a la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM) y a "otros chiringuitos de la izquierda". 

"Por mucho que digan (PP y Cs) que van a cambiar el sistema de las subvenciones nominativas para ir a una mayor concurrencia, lo que hay que ver es a quién se las dan. No vamos a aceptar unos presupuestos donde se siga financiando a chiringuitos políticos de la izquierda, como es la FRAVM, no lo vamos a aceptar", explicó Ortega Smith.

En esta guerra contra la FRAVM, la ultraderecha, ha dejado claro que “no van a parar” hasta que el Consistorio elimine todos los convenios que mantiene con la entidad. Sin embargo, según informa Europa Press, la concejala delegada de Participación Ciudadana y Transparencia, Silvia Saavedra de Ciudadanos, ha confirmado que se va a mantener en el proyecto de presupuestos una subvención nominativa de más de un millón de euros destinada a la FRAVM.

 

 

RESPUESTA DE LA FRAVM

Ante esta demostración belicista, la FRAVM quiere recordar a Vox que las asociaciones vecinales somos gente de paz, que llevamos más de 50 años trabajando desinteresadamente para mejorar la vida de las vecindades de los barrios y municipios de la región, y que no vamos a caer en sus provocaciones. Aunque a algunos les pese, en estos momentos la FRAVM cuenta con 286 asociaciones federadas de toda la comunidad autónoma (183 de la capital), el número más alto de nuestra historia.

Este es el “chiringuito” del que habla Vox. Una entidad que está presente en todos los distritos del municipio madrileño y en la mayoría de sus 131 barrios administrativos. Una organización que, tras contribuir con la llegada de la democracia a nuestro país, desde posiciones siempre críticas e independientes, ha colaborado con todos los gobiernos democráticos que ha tenido la ciudad de Madrid, independientemente de su color político. No en vano, debido a su implantación territorial y buen hacer en los barrios, fue declarada entidad de utilidad pública municipal en 1988. Desde entonces, aunque a Vox le sorprenda e indigne, participa de pleno derecho en numerosos organismos del Ayuntamiento. Desde entonces, y por los mismos motivos, ha firmado convenios con todos equipos de Gobierno, acuerdos siempre destinados a mejorar la vida de los barrios y reducir el desequilibrio territorial del municipio.

Convenios como el que da soporte al Servicio de Dinamización Vecinal, que fue firmado por primera vez en 2004 por el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón y que hoy está presente en 22 barrios de 11 distritos de la capital. Desde esa fecha, su equipo de profesionales ha mediado en 1.238 conflictos vecinales y atendido a 28.598 personas de los barrios con más dificultades de la ciudad. Además, ha promovido 6.892 actividades en las que han participado 554.341 personas.

O como el convenio de Dinamización de Empleo, que desde 2009 opera en zonas desfavorecidas de la capital, atendiendo a personas desempleadas con dificultades de inserción laboral, ayudándolas en su búsqueda de empleo. Desde ese año, el Servicio de Dinamización de Empleo ha atendido a 15.420 parados y paradas con baja empleabilidad, de los barrios más castigados de la capital.

O como el de Planes Integrales de Barrio, un conjunto de actuaciones destinadas a reducir las desigualdades entre los distritos de la ciudad a partir de intervenciones en aquellos más desfavorecidos, que suponen la continuación de otros importantes planes en los que ha tenido un papel esencial la FRAVM y que han contribuido a desarrollar la ciudad, tal es el caso de los Planes Especiales de Actuaciones e Inversiones, del Plan 18.0000 de inversiones de Villaverde y Usera o del Plan 18.000 de viviendas. Gracias a su labor de concertación, Madrid desarrolló la Operación de Remodelación de Barrios, fruto de la cual se construyeron 39.000 viviendas para acabar con el chabolismo y la infravivienda en la ciudad. 150.000 personas de 30 barrios se vieron beneficiadas.

La trayectoria de la FRAVM ha sido reconocida en múltiples ocasiones durante todos estos años, no solo en el ámbito regional sino también nacional e internacional. Como botón de muestra, coincidiendo con el 40 aniversario de nuestra legalización, en 2017 tanto el pleno del Ayuntamiento de Madrid como el de la Asamblea de Madrid aprobaron por unanimidad sendas declaraciones institucionales en la reconocieron a la FRAVM su “labor constante, responsable, constructiva y rigurosa, pero también crítica, de la que han dado muestra todos estos años y, gracias a la cual, Madrid es un poco más habitable, más amable y participativa”.

Insistimos en que la FRAVM es una entidad que ha llegado a acuerdos con todos los gobiernos democráticos de Madrid, desde la autonomía de la que siempre ha hecho gala, una autonomía de cualquier partido político que nos ha permitido decir siempre lo que pensamos, y mantener una postura crítica y de oposición responsable ante aquellas intervenciones de la administración que van en contra del interés de nuestros vecindarios. No nos hemos callado ante ningún gobierno.

Resulta de un enorme peligro que Vox nos use como una línea roja en su pelea política particular, y por ello reclamamos que desista en esta actitud. No vamos a caer en su dinámica de confrontación, y animamos a nuestras asociaciones a no entrar en provocaciones y a que continúen con su trabajo de hormiguita por el bien de las gentes de sus barrios y pueblos, para hacerlos más amables, igualitarios, seguros, abiertos, cohesionados socialmente y tolerantes. Como llevan 50 años haciéndolo, como siempre haremos. 

 


  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  1 voto

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*