El brexit

Brexit “Que la UE se fracture sería un desatino” A. Carvallo

Brexit

“El Partido Conservador es bastante viejo y sigue atascado en el pasado. Un sector se opone a la Unión Europea (UE) porque sabe que es una unión política y eso representa transferir poder soberano desde Londres a Bruselas. Otro sector del partido, pro-europeo cree que el futuro necesariamente está en la integración de los países de Europa, pero quisiera mayor transparencia, eficiencia, representatividad en la UE. Estas posturas opuestas han luchado dentro del partido por años. Desde que los países de Europa Central accedieron a la UE y pudieron desplazarse sus ciudadanos a cualquier país a trabajar, muchos han venido al Reino Unido (RU) por trabajo y eso ha exacerbado las sensibilidades de mucha gente. En lo que llaman los sectores medios de la población, más bien tradicional, que han sentido que su calidad de vida y su identidad están amenazadas. Ellos ponen presión en las elecciones sobre sus representantes políticos y así el partido entra en conflicto entre sí, entre sus miembros del Parlamento” explicó Carvallo.

“Con las grandes migraciones que son producto de las guerras de la OTAN en Oriente Medio y África del Norte, esas tensiones se han exacerbado y han surgido partidos de derecha opuestos a la inmigración y apoyando la salida de la UE, es decir, se ha radicalizado todo este fenómeno de inquietud por la inmigración en el RU. Por otra parte, sin inmigrantes no funcionaría la industria de la construcción, ni muchas otras industrias, porque no hay suficiente mano de obra disponible. Es decir, es muy ambigua esa sensibilidad de los sectores medios del Partido Conservador. Estos partidos más radicales que han surgido, como el caso de UKIP de Nigel Farege, que es un eurodiputado y que sacó 4 millones de votos en la última elección, amenazando fuertemente la próxima reelección de los conservadores. Ese tipo ha estado siempre en el Parlamento Europeo criticando Europa y construyendo un argumento lo más fuerte posible para que el RU se salga de la UE. Para compensar todo esto y tratar de unificar el partido, reganar los votos que está perdiendo frente a la clase media que tradicionalmente apoyan al partido Conservador, Cameron se lanzó en una cruzada para negociar un estatus especial dentro de la UE, bajo la amenaza de salirse, el Brexit. Y no se le hacía caso. Eso empezó a ocurrir hace unos 9 meses atrás. Los otros estados de la UE después de muchas reuniones, hicieron ciertas concesiones para darle la oportunidad que Inglaterra optara, que no fuera parte de algunas de las decisiones que tomaba la UE, sin perder su calidad de aliado. Entonces Cameron, pensando que había resuelto el tema dejó en libertad dentro de su partido para que apoyaran el permanecer en la UE o salir y lanzó el referendo. Pero calculó mal, no midió adecuadamente el sentimiento de los sectores que quería aplacar y como hemos visto, le ha salido el tiro por la culata. El resultado es que 4 puntos porcentuales entre la gente que ha votado permanecer en la UE y la gente que apoya el Brexit, salir” continuó.

Consultado sobre las preferencias según las edades, el 75 % de los jóvenes votó para quedarse en la UE y en las franjas mayores se da al revés. “Exacto, se ha producido una brecha generacional o se ha acentuado. Son tan militantes los viejos que el 78% de esa generación de más de 65 años salió a votar. En cambio, muchos de los jóvenes, no le dieron tanta importancia. Es ahí donde se puede identificar esos 4 puntos de diferencia, que de otro modo hubieran permitido que ganara el permanecer. El partido Conservador pensó que tenía el asunto ya cocinado y no le prestó la importancia debida a una votación de tipo amplio como un referéndum, donde no se puede medir cómo y por qué se va a inclinar la gente”.

Las regiones también se polarizaron, Escocia votó fuertemente para quedarse en la UE, lo mismo que Irlanda del Norte, ¿Qué perspectivas hay ahora para la unidad del RU?, se le preguntó.

“El año pasado estaban aterrorizados cuando llamaron al referéndum para la independencia de Escocia y finalmente la gente, pensando que era mejor no dividir la nación, dejó su regionalismo”.

Tony Robinson, uno de los entrevistadores, hace referencia al conflicto de Irlanda del Norte, que se había cerrado hace 20 años, firmando un pacto de Paz que puso fin a una guerra civil de más de 50 años, y que una de las razones de alcanzar ese pacto tenía que ver con estar incluidos en un proyecto mayor como era pertenecer a la UE.

“¿Y por qué van a sentir los escoceses que tienen que sacrificar su propio interés? Porque ellos reciben muchas concesiones de la UE y ganan mucho en términos de mercado de exportación por participar, entonces ellos se van a sentir en libertad, ellos advirtieron antes del referendo que si salía negativo, ellos se iban a inclinar por continuar participando en la UE. Y el Sinn Fein, de Irlanda del Norte, acaba de declarar lo mismo esta mañana. Se va a quedar muy reducido el RU. Las regiones no van a aceptar esto y van a querer seguir formando parte de la UE” opinó Antonio Carvallo.

“Los que querían salir ven que el Parlamento de Westminster va a tener que ir declinando poder de decisión política hacia el Parlamento Europeo. En el programa de la UE hay una gradual integración. Por ejemplo, uno de los temas que se han discutido recientemente, Europa está empezando a reaccionar, es que los Estados Unidos dictan la política exterior y les ha impuesto una cantidad de conflictos y guerras que han dañado mucho financieramente y económicamente a la UE. Entonces, los sectores del partido Conservador que se oponen a la UE ven que van a perder control de la política de defensa, van a perder control las transnacionales que ellos representan, en cuanto a influencia porque el Parlamento de Europa va a ir resolviendo más temas y van a quedar ellos cada vez menos importantes y ellos tienen sus compromisos organizados con los bancos que operan en Londres y con una cantidad de corporaciones. Algunos sectores financieros del RU tienen participaciones muy activas, es una combinación de intereses financieros y de intereses políticos que el sector financiero requiere. Ellos son los que ponen presión sobre los políticos”.

Consultado sobre si la salida de la UE concentra poder en las élites británicas, expresó: “Sin duda, uno de los temas que se había discutido recientemente era cuál iba a ser el estatus de la Citi de Londres, del centro financiero, porque la UE quería aplicar impuestos ya que se mueven trillones y trillons de dólares o de libras o cualquier moneda que quieras, que pueden beneficiar al conjunto, ¿se dan cuenta? Esto les produjo una irritación tremenda. No quieren que nadie se meta con la Citi. Es decir, ellos quieren tener todos los privilegios, fundamentalmente financieros y militares y que los otros se encarguen de los otros temas. Y no puede funcionar una unión con una visión tan unilateral”.

Ante el nuevo panorama europeo y otros partidos de derecha que llaman a realizar referendos de este tipo, el analista afincado en Gran Bretaña dijo “Esto va a inspirar nuevas fuerzas separatistas en la UE. Yo pienso que la UE es un proyecto muy interesante y que se mueve en una dirección del futuro. Una dirección que es muy coincidente con nuestra filosofía humanista de una Nación Humana Universal. De momento, hablemos entonces de un continente que tiene una filosofía de conjunto, que comparte una cantidad de cosas. Fuera del espacio físico: una legislación, una visión, es un proyecto interesante. El fracturarse en pequeños estados nacionales es una cuestión del pasado y el proyecto de la UE fue fundado por gente muy visionaria, muy interesante, que tuvo la experiencia de las grandes guerras mundiales y que por eso, entendió que la unión era inevitable si se quería seguir evolucionando. Fundamentalmente frente al poder de los Estados Unidos y de otros grandes conglomerados que se van unificando. Irse fracturando cada vez más me parece que sería un desatino, sería muy lamentable. Es una de las tendencias que se está manifestando. Yo creo que un indicador muy interesante será ver si Europa continúa reduciendo su dependencia respecto a los Estados Unidos, si puede llegar a formular su propia política de seguridad y defensa. Estas han sido discusiones muy recientes que tienen que ver con la incentivación de las inmigraciones, la continuación del conflicto en Siria, que los EUA han hecho mucha resistencia para que se resuelva de una vez, la creación del conflicto de Ucrania, todas esas cosas ya han dado cierta insatisfacción a la UE y en este momento están hablando de establecer sus propias fuerzas armadas y políticas de defensa. Y eso ha creado una tremenda repercusión. Incluso, algunos ex generales, comandantes del ejército han dejado de apoyar el participar, permanecer en la UE y han empezado a apoyar el voto de salida, porque es un tema muy urticante. Es decir, que Europa se empieza a distanciar de la OTAN y no se involucre en los conflictos que los americanos van armando para debilitarla y dividirla y eso se empieza a notar. Si se establecen relaciones comerciales con Rusia, me parece que ese sería un buen indicador que las cosas van progresando, si la UE revisa sus procedimientos y crea responsabilidad política, elecciones en los distintos niveles de toma de decisiones y transparencia, me parece que ese será otro indicador positivo”.

  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos