General Goded

El siglo XX [2]: República y Guerra Civil

Tras la dimisión del general Primo de Rivera en enero de 1930, concluyendo así su dictadura, Alfonso XIII nombró presidente del Gobierno al general Dámaso Berenguer, pero su mandato no tuvo éxito. En febrero de 1931, el rey ponía fin a la denominada Dictablanda y nombraba nuevo presidente al almirante Juan Bautista Aznar, cuyo gobierno de “concentración monárquica” propuso un nuevo calendario electoral: se celebrarían primero elecciones municipales el 12 de abril, y después elecciones a Cortes que tendrían el carácter de Constituyentes.

[caption id="attachment_6496" align="alignleft" width="198"]Heraldo de Madrid Heraldo de Madrid[/caption]

Las municipales arrojaron unos resultados parciales con mayoría de concejales monárquicos, pero la corona era derrotada con amplitud en los núcleos urbanos: la corriente republicana había triunfado en 41 capitales de provincia (en Madrid, por ejemplo, los concejales republicanos triplicaban a los monárquicos). Si las elecciones se habían convocado como una prueba para sopesar el apoyo a la monarquía, los partidarios de la República consideraron tales resultados como un plebiscito a favor de su instauración inmediata. En los principales centros urbanos el voto estaba menos adulterado, pues la presencia de caciques, partidarios en su inmensa mayoría de la monarquía, era menor, lo que daba constancia de que la corona estaba completamente desacreditada.

Tras valorar las distintas posibilidades, el 14 de abril Alfonso XIII pide al conde de Romanones, viejo conocido de Niceto Alcalá-Zamora, que se ponga en contacto con él para que, como presidente del comité revolucionario que había pretendido instaurar la república en diciembre, le garantice su salida pacífica de España y la de su familia. Alcalá-Zamora exige que el rey salga del país “antes de que se ponga el sol”, y Alfonso XIII marcha al exilio esa misma noche. España se convierte en una república.

[caption id="attachment_6536" align="alignright" width="242"]Alcalá Zamora y Azaña by Biblioteque Nationale de France Alcalá Zamora y Azaña by Biblioteque Nationale de France[/caption]

El incidente de Carabanchel


Pero al nuevo régimen no le iban a faltar problemas, y uno de ellos ocurre en nuestro distrito. Se conoce con el nombre de “incidente de Carabanchel” a los hechos acaecidos el 27 de junio de 1932 en el campamento de Carabanchel, donde se encontraban las academias militares. Los hechos consistieron en el traslado a dicho lugar, sin conocimiento del ministro de la Guerra, Manuel Azaña, de tres regimientos de Infantería de la guarnición de Madrid, formalmente, para confraternizar con los cadetes por orden del general Villegas, jefe de la División.

[caption id="attachment_6495" align="alignleft" width="204"]General Goded General Goded[/caption]

Después del desfile pronunciaron discursos los generales Villegas, Caballero (general jefe de Infantería) y Goded. Todos los discursos fueron críticos con la política militar que estaba aplicando la República y con el proyecto de Estatuto Catalán que se estaba debatiendo en las Cortes. Goded terminó su discurso con un “¡viva España!”, omitiendo el preceptivo “¡viva la República!”. Entonces el teniente coronel Julio Mangada, que ya durante los discursos había mostrado claramente su disconformidad mediante gestos, permaneció sentado y no contestó al viva de Goded, por lo que éste le recriminó con dureza. Mangada le replicó, y aunque el coronel jefe del Regimiento nº 1 de Infantería, Carlos Leret Úbeda, logra poner orden, las cosas empeoran cuando el general Villegas ordena el arresto de Mangada y éste, perdiendo los estribos, se quita la guerrera y la pisotea, teniendo que intervenir los cadetes para normalizar la situación.

En opinión de Leret, esta acción de reunir a las tropas en las academias, desfiles, discursos de matiz antirrepublicano, etc., entraba en un plan premeditado para crear descontento en el estamento militar, por cuanto no era la primera vez que se producía (la semana anterior había tenido lugar otra reunión similar con tropas de Artillería, y también por las mismas fechas el general Millán Astray se presentó en la Academia de Artillería, pidió un caballo, y en compañía de varios jefes hizo que se le rindieran honores, haciendo desfilar delante de él a los cadetes).

[caption id="attachment_6500" align="aligncenter" width="800"]Mangada Mangada[/caption]

Mangada, aunque fue procesado por estos hechos, fue absuelto. Las investigaciones permitieron poner al descubierto los compromisos de diversos mandos militares con movimientos conspirativos contrarios a la República que, no obstante, culminarían en la llamada sanjurjada, el golpe fracasado del general Sanjurjo el 10 de agosto de 1932.

Guerra Civil: la primera víctima en Madrid


El 17 de julio de 1936, militares contrarios al régimen dan un golpe militar en el Protectorado, que se extiende al día siguiente a la España peninsular. El fracaso de dicho golpe dará lugar a una guerra civil que durará hasta abril de 1939.

[caption id="attachment_6502" align="alignleft" width="300"]Negocios de Carabanchel abandonados durante la Guerra Civil Negocios de Carabanchel abandonados durante la Guerra Civil[/caption]

La primera víctima registrada en Madrid de esta guerra civil lo será en Carabanchel: el teniente coronel Carratalá, oficial al mando del 1º Batallón de Zapadores, con base en este lugar. El 19 de julio de 1936, el teniente coronel Carratalá empezó a organizar la entrega de armamento de su batallón a las milicias socialistas para preparar la defensa ante el golpe. Sobre las 4:00 se presentó en el cuartel de Carabanchel Enrique Puente, jefe de la Brigada Motorizada, con tres camiones conducidos por milicianos socialistas. Cuando los soldados del depósito de armas empezaron a cargar los fusiles a los camiones, aparecieron varios capitanes y tenientes que, pistola en mano, impidieron la carga. Uno de los soldados buscó inmediatamente a Carratalá, que estaba en su despacho, e instantes después el teniente coronel, también pistola en mano, recriminó a los oficiales. Empezó así una acalorada discusión en la que Carratalá intentó imponerse como jefe de la unidad y llamó traidores a los sublevados. Acto seguido ordenó a los soldados que se encontraban allí que detuvieran a los capitanes y tenientes. En esos momentos empezó un tiroteo entre los oficiales rebeldes y Carratalá y varios militares leales. En la refriega, que duró más de veinte minutos, cayó muerto Carratalá con varios impactos en el tórax. También murieron el alférez Marcial Gil Gómez, el brigada Francisco Leal y el sargento Valentín González. Por parte de los oficiales rebeldes resultaron heridos graves los capitanes Becerril, Pelegrí y Herráiz. Fue un tiroteo fundamentalmente entre oficiales: los soldados y cabos que presenciaron la refriega estaban atónitos y no participaron.

En cualquier caso, el golpe militar fracasaría en Madrid. De sus cabecillas, el general Fanjul sería detenido tras el asalto por la multitud leal a la República al Cuartel de la Montaña, donde se había concentrado el núcleo militar golpista que pretendía “asegurar” Madrid; el general Villegas sería asimismo detenido; y el también general García de la Herrán, al mando del regimiento de Carabanchel, al que se había asignado el papel de apoyo al golpe, murió a manos de sus propios soldados cuando intentaba sublevar los cuarteles de Carabanchel, que se mantuvieron fieles a la República.

Tras el fracaso del golpe, la rabia popular contra el mismo afectó también en Carabanchel a la Iglesia, a la que se consideraba cómplice. En este escenario, varios edificios religiosos sufrieron ataques, concentrados a finales de julio, como es el caso del incendio y saqueo del Seminario Salesiano de Carabanchel Alto el día 20, el del asalto y destrucción de la iglesia y el convento de las Clarisas el 21, o el incendio de la iglesia de San Sebastián Mártir y el saqueo de la Escuela de Reforma Santa Rita, ambos también en julio.

El avance rebelde hacia Madrid


En el avance de los sublevados hacia la capital, el general Varela toma Getafe el 4 de noviembre, lo que le permite continuar la progresión y tomar después Carabanchel, y con él los arsenales, el aeródromo de Cuatro Vientos y el hospital militar. Este avance hasta las puertas de Madrid motiva que el presidente Largo Caballero decida trasladar el Gobierno de la República a Valencia.

[caption id="attachment_6498" align="alignleft" width="300"]La legión entrando en Madrid por la calle General Ricardos La legión entrando en Madrid por la calle General Ricardos[/caption]

Los rebeldes pretenden tomar Madrid por asalto frontal, concentrando las tropas entre la Ciudad Universitaria y la plaza de España, iniciando un ataque en tromba hasta alcanzar los barrios residenciales de la ciudad, pero los distintos intentos chocarán con la resistencia de los madrileños, bajo el ya famoso lema “no pasarán”. Las tropas franquistas solo podrán realizar una pequeña penetración a través del río en la zona de Ciudad Universitaria – Hospital Clínico, estabilizándose un frente que permanecerá prácticamente idéntico hasta el final de la guerra. En nuestra zona, el frente se fija en Carabanchel Bajo. La acción principal discurrirá a partir de ahora en otros frentes, y solo el fin de la guerra permitirá a las tropas franquistas entrar en Madrid, en abril de 1939.

(Continuará)

 

[box type="info" align="aligncenter" ]

Fuentes:

http://es.wikipedia.org

http://guerraenmadrid.blogspot.com.es

[/box]



 

 

 


  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos