LA CÁRCEL DE CARABANCHEL UN PEDAZO DE LA HISTORIA DE ESPAÑA

 

La mítica cárcel de Carabanchel es parte de la historia  no solo del barrio que la vio nacer y también morir sino de todo Madrid.

Faltan apenas tres meses para que llegue junio y se cumplan setenta y seis  años desde que unas mil personas condenadas por la dictadura franquista levantaran esta ya célebre cárcel  y que rememorara un aniversario más de su inauguración, el tiempo no ha pasado lo suficiente porque esta inalterable en la memoria de las personas que pasaron  por allí y de aquellos que se resisten a olvidar a sus familiares, padres, amigos o hermanos.

El  21 de Octubre de 2008, el Gobierno del PSOE, en contra de lo prometido en campaña electoral, comenzó la demolición de la ya mítica cárcel de Carabanchel como escribe Jesús Rodríguez en su libro “Carabanchel, el derribo de la vergüenza” explica que en 1997 cuando cerró la cárcel ya habían pancartas que reivindicaban que la cárcel fuese un monumento de memoria Histórica, el PSOE evidentemente no cumplió.

En julio de 2008 el Ministerio del Interior y el Ayuntamiento de Madrid firmaron un acuerdo por el cual en la superficie de la cárcel se construirán 650 pisos, un hospital, zonas verdes y oficinas del Estado. Esto no entraba en los planes de algunas asociaciones de vecinos de La Latina, Aluche y Carabanchel Alto, oponiéndose y reclamando que esos predios se destinasen a la construcción de servicios públicos; por otra parte diferentes organizaciones de defensa de la memoria histórica, de la lucha antifranquista y gentes de diversos espacios sociales y culturales conformaron una plataforma para la creación de un Centro para la Paz y la Memoria en la antigua Cárcel de Carabanchel.

Durante los últimos cincuenta cinco años numerosas han sido las historias que se narraron muchas de ellas escalofriantes de lo que sucedió detrás de los muros de la cárcel, acabado el régimen el perfil de los presos cambio, por allí pasaron las primeras mujeres que provenían de la clausurada cárcel de Yeserías, para luego durante los noventa ser el centro de detención donde se apilonaban lo que en ese entonces se consideraba lo peor de la sociedad, por consiguiente hubo un alto porcentaje de infecciones por VHI y drogadicción entre la población reclusa.

El pasado 30 de noviembre de 2019, las vecinas y vecinos de Carabanchel se apostaron en los terrenos de la antigua Cárcel de Carabanchel, ese día levantaron un memorial en recuerdo de los 550 presos que fueron detenidos injustamente, pero  con la idea de ampliarlo de a poco mientras se consigan los fondos necesarios y que el gobierno decida ayudar para construir el Centro de la Memoria que se reclama. Sin embargo dos días después las placas con los nombres de estas personas fueron “destruidas”, una acto vandálico sin duda alguna.

Este hecho no amedrento a los vecinos y vecinas  de Carabanchel que el pasado 15 de diciembre de 2019 se reunieron nuevamente para proceder a la reinstalación del memorial destruido, así lo expresaron en ese momento miembros de la Plataforma, "Este Memorial es una obra realizada, costeada e instalada por la ciudadanía, en particular por las personas y entidades que formamos parte de la Plataforma Ciudadana por el Centro de Memoria Cárcel de Carabanchel. Y, pese a quien pese, cueste lo que cueste, será vuelto a levantar cuantas veces sean necesarias, ya que es un homenaje necesario a las miles de víctimas del franquismo que pasaron por la Cárcel de Carabanchel y un deber de Memoria Democrática”, concluyeron.

La ya mítica Cárcel de Carabanchel desataba polémica cuando estaba construida, hoy demolida sigue en la misma tesitura, lo cierto es que los muertos no hablan y quien les da la voz son aquellos que se resisten a ser avasallados por el olvido, en Carabanchel dan fe de aquello cada uno de los vecinos y vecinas que son parte de su historia, un barrio comprometido con su memoria.

 



  Votar:  
Resultado:1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos
  1 voto

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*