El Mercado de San Isidro se viste de fiesta por Navidad

La Campaña Navideña Intercultural organizada por el Servicio de Dinamización de San Isidro junto al Servicio de Dinamización de Empleo, la Asociación de Comerciantes de San Isidro y la Asociación Vecinal Pradera Tercio Terol ha creado este sábado, 14 de diciembre, un encuentro artístico con el que animar el mercado y lograr así incentivar el comercio local en el Mercado Municipal de San Isidro.

Los vecinos y vecinas de San Isidro han empezado celebrando las fiestas navideñas en uno de sus más icónicos puntos comerciales y de encuentro: el Mercado Municipal de San Isidro. Un lugar que lleva más de cincuenta años en funcionamiento y que ha sufrido los estragos de las diferentes crisis económicas y la proliferación de las grandes superficies en el distrito de Carabanchel. A pesar de todo, el mercado resiste. Y lo hace, en gran parte, gracias a iniciativas vecinales como esta Campaña Navideña Intercultural.

Nada más entrar al mercado suenan dulzainas y tambores tocando algún popular villancico. Se trata de los miembros del grupo del Centro Municipal de Mayores de San Vicente de Paul que son los primeros en actuar esta mañana en el mercado. Marchan como una charanga entre los puestos de frutas, encurtidos y carnes mientras las clientas habituales del mercado les fotografían sonrientes, moviendo un poco el cuerpo al ritmo de la música. Después vendrán los componentes de la Coral de Villancicos del Centro Municipal de Mayores Roger de Flor, los del Taller de Cuatro Venezolano de la Asociación de Vecinos Tercio Terol y, para cerrar la mañana, habrá un desfile de danzas de Paraguay a cargo de la escuela Kathia Coronel.

La Navidad ha traído vida al mercado en forma de músicas del mundo, espumillones de colores colgados del techo y grupos de personas que pasan hoy por aquí a ver qué se cuece y, de paso, a hacer algo de compra. La idea es ésa: que el encuentro artístico sirva también para darle un empujón al comercio barrial. Maribel Pizarroso, del Sevicio de Dinamización de Empleo, cree que es importante cuidar el mercado y los puestos de trabajo de las personas del barrio: “Fomentar la economía local es fomentar el barrio, a las personas que viven aquí y es fomentar que estas zonas sigan vivas y resurjan.”

Y con ganas de hacer que el mercado recobre algo de la energía perdida llegó hace ocho meses Julie Blanch, una de las cabezas pensantes de la Asociación de Comerciantes de San Isidro. Julie lleva cinco años al mando de una lavandería por la zona y ahora es una más en el mercado con un puesto llamado dos bombones, en el que vende chocolates y otros dulces que coloca con mimo en el escaparate. “Este barrio es maravilloso y se está muriendo. Yo llegué al mercado en abril y decidí reactivar la Asociación de Comerciantes, que llevaba unos cinco años inactiva. Hablé con otros compañeros y ahora hemos organizado esto para que se anime el mercado y se dé a conocer porque, aunque parezca mentira, hay gente que no lo conoce. Queremos que los vecinos puedan disfrutar y participar y que, de paso, los comerciantes también tengan un contacto directo con ellos.”



  Votar:  
Resultado:4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos4,8 puntos
  4 votos