LA VECINDAD CONTINÚA EN CONTRA DE LA NUEVA GASOLINERA

Como ya es sabido, en el pasado pleno del Distrito el PSOE hizo eco de la demanda de la vecindad en contra de la nueva gasolinera, presentando una moción de urgencia para la paralización de las obras, en tanto no se aclarase el procedimiento legal de la concesión de la licencia.

El resultado de la votación fue favorable, pero la moción fue pospuesta a marzo gracias a un ardid legal presentado por Ciudadanos. A pesar de esta primera frustración (más bien la segunda, después de la iniciación de la obra anónimamente), la vecindad sigue fortaleciendo sus argumentos y cargándose de razones.

Mientras tanto, Ballenoil, la promotora de esta gasolinera, ha comenzado una campaña de limpieza de imagen, ofreciendo empleos, bajadas de precios, y siempre amparándose en que cuentan con los permisos y licencias legales necesarios, dentro del natural marco de la libre competencia.

Resulta curioso cómo la “libre competencia” se ha convertido en un nuevo mantra cuasi-religioso. El “palabra de Dios, te alabamos Señor”, parece haber sido sustituido por: “La libre competencia lo permite, y yo (político) callo; ¿quién eres tú (vecindad) para valorar otras cuestiones?”.

Pero la realidad es tozuda, y en este caso sigue teniendo varios lados:

  1. Sí, tiene la licencia concedida. Otras cuestiones son: que no han cumplido con los trámites de comunicación a la vecindad del inicio del expediente de la licencia (solicitada en 2018); y que no cumplieron con la señalización de la licencia concedida hasta un mes después de iniciados los trabajos y porque fue denunciado en los medios reiteradamente.
  2. “Tampoco es para tanto, no se notará y menos molestará”. Sobre esto último, la vecindad, asesorada por estudios de la Universidad Carlos III, tiene dudas sobre la seguridad y salubridad de estas instalaciones.

Por otro lado, el siguiente dato: las viviendas sufren desde siempre problemas de filtraciones en los garajes, consecuencia de las aguas subterráneas que parecen discurrir desde la cima de la colina y pasan bajo las parcelas industriales.

Estas cuestiones (con mucho mayor desarrollo) y otras argumentaciones están ya preparadas a la espera de que se garanticen los derechos de la vecindad afectada y se le permita presentar las oportunas alegaciones, por supuesto paralizando, momentáneamente, la licencia y con ello las obras.

Y para cuando lean esto, habrá pasado un mes y las obras habrán continuado. Pero el 6 de marzo estaremos de nuevo en el pleno del Distrito, enfrente de nuestra clase política, esperando que, por esta vez, la palabra, el derecho y la razón de la vecindad pesen más que el beneficio de una empresa. Quedan todos invitados.

A.V. CARABANCHEL ALTO

____________________________________

 Legislación ya 

Desde 2015, cuando el partido de turno sacó adelante la ley que favoreció la proliferación de este tipo de instalaciones, el problema de gasolineras “puerta con puerta” ha sido un incesante goteo, hasta el punto de que empresas del sector se jactan de la expansión de su negocio a costa de aprovecharse de algo tan simple como la falta de legislación en materia de distancia. Cosas de la libertad.

Algo tan simple como eso, el marcar unas distancias adecuadas a viviendas, equipamientos y entidades de uso público, ha sido hasta ahora conscientemente olvidado por todos los partidos que han gobernado en Madrid, y así podría seguir, al ver que la respuesta social no resulta de calado.

Mientras tanto, seguirán mirando para otro lado; o peor, sacarán pecho para hablar del modelo de ciudad sostenible, ambientalmente limpia… o peor aún, cambiarán de criterio según donde les interese, como ocurrió en 2016, en el barrio de Buenavista, pero de Getafe, donde el mismo partido que aquí favorece este negocio presentó alegaciones en contra, indicando textualmente: “…debido a los riesgos que supondría para los vecinos de la zona y los daños medioambientales que ocasionaría…”. Ya les vale.

Bastaría con que, iniciado ya el daño, recapaciten acerca de todo el perjuicio que todavía pueden evitar. Por favor, hagan política para el bienestar de sus votantes y legislen ya las distancias mínimas.

Por lo demás, se lo aseguramos, gasolineras tenemos aquí arriba más que tiendas de chinos.

Felo de Andrés

 


  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos