¿QUÉ PASA CON ‘LA VEREDA DE ALUCHE’?

El pasado 30 de enero, la Dir. Gral. de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid publicó en el BOCM la tramitación del expediente de delimitación del entorno de protección de la ermita de Santa María de la Antigua. Ahora, la pregunta “¿En qué situación queda la conocida como ‘vereda de Aluche’?” es lícita, a raíz del mayor interés que está cobrando el yacimiento arqueológico y por el posible conflicto que se pueda generar en su encuentro con otras acciones vecinales.

La cuestión es, sobre todo, qué ocurre administrativamente con ella. Recordemos que actualmente la vereda, que conecta los barrios de Aluche y de Vista Alegre, lleva años olvidada por las Administraciones, manteniéndose a duras penas acondicionada gracias al encomiable trabajo de vecinos anónimos y de diferentes colectivos ecologistas. ¿Quién decide qué se hace aquí y de quién son estos terrenos? Ésta es una pregunta que ni siquiera nosotros sabemos contestar.

La vereda es una vía pecuaria de 21 metros; un espacio de uso y dominio público inalienable, no se puede desafectar, imprescriptible e inembargable. Ningún juez puede embargarla para saldar deudas de la Administración titular, en este caso la Comunidad de Madrid. Y sin embargo, siguen sin declararla oficialmente como “Vereda del camino de Boadilla”. 

Durante más de cinco años se han realizado trabajos de limpieza y mantenimiento, ya que sigue siendo utilizada como vertedero público. Y entre estos trabajos estuvo la plantación de determinadas especies arbóreas para proteger este espacio y fomentar un corredor ecológico entre los distritos de Carabanchel y Latina. Ahora, los planteamientos sobre un yacimiento incluyen una extensión mayor de la que cabría esperar en un principio, y además tenemos el nuevo proyecto del entorno BIC de la ermita.

Por lo tanto, sobre la vereda confluyen, además del propio valor de la misma como corredor ecológico, la condición de zona arqueológica y la nueva delimitación de entorno protegido. ¿Cómo se establece la prioridad? Y sobre todo, repetimos: ¿quién la establece?

No cabe duda de que las acciones en el futuro deben tratar de aunar todas las perspectivas, reivindicando este espacio como un entorno social y de especial interés patrimonial. Quizás podríamos empezar reconociendo a quienes más han contribuido a mejorar la zona y a evitar que se dejara en total abandono. A la vecindad que ha trabajado por rehabilitarla y dignificarla como espacio público de Carabanchel.



  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos