Así será la nueva y remodelada Plaza de la Emperatriz de Carabanchel Alto

La plaza de la Emperatriz es el espacio principal del casco histórico de Carabanchel Alto. La población, encaramada en el último monte camino de Fuenlabrada, y orientada en sus vistas a Madrid, surgió a mediados del siglo XV y se desarrolló en gran medida durante el XIX, con el apogeo de las fincas de recreo.

La actual plaza de la Emperatriz es un singular bulevar lateral, asimétrico, aterrazado a tres niveles que se ha formado como un residuo de los usos que ha ido albergando y de las servidumbres generadas por el cruce de caminos, resultando vital para estructurar el tráfico y la vida vecinal de Carabanchel Alto.

En su parte central se encontraban, desde su origen como pueblo, los espacios comunitarios principales: el Ayuntamiento y la Iglesia, siendo la plaza de la Emperatriz donde se organizaban los festejos y actos principales de la vida comunitaria. Esa convivencia y a la vez lucha constante entre los usos que comparten el espacio (cruce de caminos y plaza) parece decantarse hacia los años 60’ del pasado siglo por la motorización y la priorización de las circulaciones rodadas y los espacios de aparcamiento en superficie frente a los espacios sociales o de convivencia.

plaza de la emperatriz en 1935La plaza de la Emperatriz en 1935. Foto: Karabanchel.com

Necesidad de remodelar la plaza

En el año 2017, el Ayuntamiento de Madrid entendió la necesidad de reestructurar la circulación para buscar un mayor equilibrio entre tráfico rodado y peatones. Por ello,  promovió un concurso para remodelar esta importante plaza. La finalidad del proyecto era elaborar una propuesta de rediseño con la finalidad de generar un espacio ordenado para los vecinos.

Mario Burgos y Miguel García Andújar fueron los impulsores del “Proyecto X: Del metro al Parterre”, que finalmente sería el más apoyado por los vecinos en aquel proceso participativo. Ahora, cinco años después, parece que por fin van a comenzar las obras de remodelación de la plaza que se pretenden concluir en la primavera de 2023.

Como bien señala Miguel García Andújar, el proyecto intervine en todo el entorno de la plaza de la Emperatriz, incluida la plaza del metro de Carabanchel Alto, la plaza Seis de Diciembre (que se recupera como espacio peatonal) y en las calles adyacentes. “El proyecto trata de generar un espacio peatonal continuo y sin interrupciones entre estas tres plazas, utilizando toda la intervención a lo largo del eje de la plaza de la Emperatriz para articular así las transiciones”, señala García Andújar. Además, se hará intentando mejorar la accesibilidad general. Para ello, por ejemplo, se van a instalar una serie de rampas que resuelvan los desniveles que tiene actualmente la plaza.

Los impulsores del proyecto elegido pusieron especial interés en que este lugar se convirtiera de nueva en un lugar de encuentro y estancia; además, se recupera espacio delante del campanario de la parroquia de San Pedro, uno de los lugares más emblemáticos del barrio, construido en 1782.

plaza de la emperatriz

“Asimismo, respetaremos la mayoría del arbolado y plantaremos arbolado nuevo: la forma de intervenir es con zona zura, albero y arbolado. Al estilo de la plaza del Parterre, una referencia bastante buena”, señala.

Por su parte, se incluirán criterios de sostenibilidad en la urbanización. Ejemplos de esto serán la renovación total del pavimento, con la incorporación de una importante superficie de suelo drenante, la renovación del mobiliario urbano, la incorporación de un nuevo sistema de alumbrado público de alta eficiencia energética con luminarias LED de bajo consumo o el completo ajardinamiento de los espacios estanciales.

¿Qué pasará con el tráfico?

Sin duda, uno de los aspectos más importantes del proyecto es la reordenación del tráfico rodado en la zona. “La idea es simplificar todo el entorno y reforzar a su vez la avenida de Carabanchel Alto como colector principal”, señala García Andújar.

Para ello, han desarrollado el proyecto simplificando conexiones transversales y reforzando la jerarquía de vía principal de esta avenida. Además, se lleva el ancho del vial y los radios de giro a lo estrictamente necesario para ganar así espacio para el peatón, pero sin que afecte al tráfico. “El colector principal tiene el mismo número de carriles, pero se consigue ganar espacio peatonal para la plaza y consolidar así todo el entorno”, concluyen.

Entre las decisiones más relevantes, se elimina el acceso a la calle Teresa de Jornet a través de la avenida de Carabanchel Alto para conseguir la continuidad 100% peatonal entre la plaza del metro de Carabanchel Alto y la de la Emperatriz. 

También, se elimina la posibilidad de giro a la derecha desde Joaquín Turina hacia la avenida. Por último, se elimina también el carril de bajada de la calle Joaquín Rivero hacia la Avenida de Carabanchel Alto ya que existe alternativa, con el objetivo así de mejorar la peatonalidad de todo el entorno.

En resumen, el proyecto trata de generar un espacio peatonal continuo y sin interrupciones, utilizando toda la intervención a lo largo del eje de la Plaza de la Emperatriz para articular así las transiciones con las otras dos históricas plazas: la del metro y la del Seis de Diciembre.



  Votar:  
Resultado:2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos2,7 puntos
  3 votos

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*