Un plan humanista para Carabanchel

Democracia directa

El Partido Humanista plantea, frente a la centralización y concentración del poder, su descentralización hasta la base social, los barrios y vecindarios. Para ello propone algunos mecanismos que serían de fácil aplicación.

Concejal del distrito

Proponemos que la figura del concejal del distrito sea elegido directamente por los vecinos de Carabanchel.  Un distrito con tanta población como el nuestro merece que su representación sea elegida directamente por vecinas y vecinos. Claro que el concejal debería estar sujeto a control por parte de los electores, que podrían revocarlo si no cumple las promesas por las que fue electo.

Referéndums decisorios

Existen hoy días medios tecnológicos para que en el distrito los vecinos y vecinas sean consultados respecto a temas relevantes que afectan a todos, tales como las prioridades en el gasto, las decisiones sobre inversiones, etc. Proponemos que se implementen referéndums decisorios sobre estos temas.

Foro vecinal

Todos los asuntos que afecten a Carabanchel competen a todas y todos sus habitantes, y deberían ser tratados en un Foro vecinal abierto donde se exprese la diversidad del distrito.

 

Salud, educación y servicios sociales

Para el Partido Humanista, la prioridad es la salud, la educación, la vivienda y las condiciones de vida dignas para toda la población. La gestión de la Comunidad autónoma,  Ayuntamiento y Junta de Distrito debe orientarse a garantizar salud y educación públicas, gratuitas y de calidad, vivienda y asistencia a los más vulnerables. Vivimos en una  una sociedad de enormes desigualdades, donde unos pocos tienen acceso a servicios de calidad y otros no llegan a solucionar lo más básico.

La acción del Ayuntamiento y Comunidad de Madrid puede compensar estas desigualdades y construir un distrito de Carabanchel donde exista una real  igualdad de oportunidades para todos, lo que incluye que los vecinos y vecinas del distrito no tengan peores servicios e infraestructuras que los distritos más ricos de Madrid, como sucede en la actualidad.

 Plan vecinal humanista

Para ello es necesario elaborar un plan de acción que responda a las carencias y necesidades que deben atenderse, para lo que será necesario contar con el personal médico, docente y de servicios sociales que trabaja en los centros educativos, médicos y de servicios sociales de Carabanchel.

En particular detectamos que la infancia, las personas mayores,  las mujeres, especialmente las que tienen hijos a su cargo y los inmigrantes, son los colectivos que mas duramente han sido golpeadas por la crisis y se encuentran en situación de emergencia social. En concreto en el caso de los niños, los humanistas de Carabanchel hemos denunciado el problema de la malnutrición infantil y el del abuso de psicofármacos que con el pretexto de diagnósticos mas que dudosos intentan tapar situaciones que revelan  una crisis social aguda.

Por ello el plan humanista vecinal debería incluir el fortalecimiento del sistema público de salud y educación, que los gobiernos de la derecha han llevado hasta su colapso mientras han favorecido los centros privados, que en definitiva asumen que sanidad y educación son nichos de negocio y oportunidad para lucrarse. Algunas medidas urgentes son:

 Comunidad de Madrid

  • Ampliación de las ayudas de comedor para hogares con un solo progenitor, en su mayoría mujeres, que en caso de no tener estas ayudas sufren enormes dificultades para tener alguna oportunidad laboral.
  • Incremento del presupuesto de los colegios públicos, que permita incrementar el número de profesores de apoyo para los colectivos que lo necesitan. También los centros públicos de enseñanza deberían retomar sus propias cocinas, elaborando sus propios menús en vez de subcontratar empresas de catering.
  • Construcción urgente de los centros de salud de Comillas, Abrantes y Quince de Mayo, prometidos desde hace años por el Gobierno de la Comunidad y de los que todavía no se han iniciado las obras.
  • Prolongación de la línea 11 de metro hasta Atocha o a conexión con la línea 5, que facilitaría las comunicaciones a los vecinos y vecinas de Carabanchel Alto.
  • Descuento a familias numerosas o monoparentales del 50 por ciento en los precios de las instalaciones de la Comunidad
 

Ayuntamiento y Junta de Distrito de Carabanchel

  • Desarrollo de un plan de medicina preventiva que priorice los hábitos saludables como mejor medio para mantener y mejorar la salud de los habitantes de Carabanchel.
  • Mayor dotación de recursos para servicios sociales, sobrepasados en el momento actual. Simplificación de los trámites para pedir las ayudas. Promoción del voluntariado y de las iniciativas vecinales para el apoyo mutuo o el acompañamiento de personas mayores, clubes deportivos, asociaciones culturales, etc.
  • Accesibilidad y disponibilidad para todos de los centros culturales del distrito, que a menudo están infrautilizados, para las iniciativas de colectivos del distrito (jóvenes, inmigrantes, AMPAS, etc,)
  • Promoción del reciclaje de todo tipo de residuos, con planes mas ambiciosos y mejores y mas numerosos puntos limpios y contenedores, de manera que todos los vecinos puedan reciclar.
  • Creación de un Parque de viviendas públicas para emergencias sociales en el distrito.
  • Creación de una empresa municipal de electricidad que nos permita salir del monopolio abusivo de las empresas eléctricas
  • Creación de una banca pública municipal sin fines de lucro que compita con la banca privada y que apoye los proyectos socialmente beneficiosos para la población
  • Reparación de las aceras y calzadas del distrito, que dificultan especialmente a los colectivos con dificultades de movilidad una fácil circulación por nuestras calles.
  • Mejora de la situación de parques y jardines del distrito, a los que a menudo no se atreven a ir muchos niños y niñas por su peligrosidad.
  • Mejora de la limpieza de las calles y parques, que incluye campañas de concienciación sobre la suciedad que los propios vecinos generamos y que podemos evitar.
 

Es evidente que éstas y otras medidas no podrán llevarse adelante sin el empuje decidido de los vecinos y vecinas de Carabanchel.  La historia de Carabanchel y la de Madrid tienen para los humanistas una dirección, humanizar el barrio y hacer que sus habitantes sean cada vez más libres y felices, superando las situaciones de violencia y discriminación que hasta hoy sufrimos.

Muchas generaciones anteriores consiguieron lo que antes no había. A ellas les agradecemos la sanidad y colegios públicos, el asfaltado de las calles, los parques e instalaciones municipales, los transportes públicos de calidad, y hasta ese cálido sentimiento de acogida que hace que aquí nadie sea extranjero. Hoy tenemos un barrio muy rico humanamente, diversidad de culturas, etnias y religiones. La verbena de la Paloma convive con ritmos tropicales y el flamenco se mezcla con el rap.  Si cuidamos y mejoramos los vínculos entre sus vecinos,  la convergencia de esta gran diversidad puede anticipar el nacimiento de una nueva nación humana universal.


  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos