Manual básico para organizar una cabalgata (popular) de Reyes

A.V. CARABANCHEL ALTO

El 5 de enero llegaron a nuestro distrito Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, y organizar tanto su bienvenida como su desfile por nuestras calles fue una tarea titánica que requirió de tres ingredientes básicos: esfuerzo, coordinación entre organizador (actualmente la Junta Municipal de Distrito) y participantes (asociaciones de vecinos, culturales, de madres y padres, mayores, jóvenes, grupos de mujeres), e ilusión.

Tanto en los cuatro años en los que no contábamos con el apoyo del Partido Popular como en estos dos últimos en los que Ahora Madrid decidió volver a apoyar a los vecinos e incluirla en los presupuestos para realizarla, del primer ingrediente (esfuerzo) y del tercero (ilusión) siempre hemos tenido de sobra. Participar, entendida esta palabra como el sentirse parte de un acontecimiento tan importante, es un honor para cada uno de nosotros. Ver las caras de admiración y sorpresa de los niños y niñas, escuchar sus gritos de alegría, sentir esa inocente emoción, la vuelta a la niñez de todos los adultos, es la gasolina que nos empuja y hace que lo demos todo (muchas veces incluso más de lo que podemos) para que este día sea perfecto.

Sin embargo, el segundo ingrediente, la coordinación necesaria entre organizador y participantes, ha empezado a faltar. Los colectivos que organizamos la cabalgata durante esos duros cuatro años en los que, incluso, llegamos a tenerla prohibida y fue necesario solicitar permiso de manifestación para que Carabanchel no la perdiese, sentimos que ahora, cuando debería ser más sencillo, no se nos escucha, y que la cabalgata popular, del pueblo, ya no lo es tanto.

Por lo expuesto, desde la A.V. de Carabanchel Alto creemos conveniente dar unas pautas que nos ayuden a todos a que este día vuelva a tener el espíritu de colaboración y compañerismo que tenía, porque la cabalgata es de todos y para todos.

— No es necesario invertir tantísimo dinero en su organización. Ha quedado demostrado que con un presupuesto de 6.000€, algún año incluso menos, hemos sido capaces de organizar una Cabalgata preciosa y que ha levantado las pasiones de grandes y pequeños. Que Carabanchel destine 91.502,58€ a un solo día es excesivo. Nuestro distrito tiene otras necesidades más importantes.

— Tampoco es necesario que este año hayamos puesto sueldo tanto a Sus Majestades los Reyes como a sus pajes, siempre lo han hecho recibiendo el mayor de los pagos: el calor y afecto de los vecinos de Carabanchel.

— No necesitamos que la empresa adjudicataria proporcione un responsable asalariado para cada carroza participante: en cada uno de los colectivos que hemos participado a lo largo de estos seis años hay personas de sobrada (y probada) capacidad que pueden realizar esta tarea, y gratis.

— Que las medidas de seguridad (faldones, extintores) lleguen a tiempo: antes de que la comitiva salga dirección a Marqués de Vadillo.

— Que no se elimine del recorrido la avenida de Fátima y la calle de la Oca: vecinos del barrio de toda la vida la recuerdan pasando por aquí cuando eran pequeños.

— Que los generadores estén montados debajo de la carroza por las altas temperaturas que alcanzan y la emisión de humos.

— Desde la Junta Municipal se nos ha dicho que la edad mínima para participar es de tres años y que durante el recorrido solo podremos realizar una única parada para que los niños bajen a hacer pis. ¿De verdad creen que un niño de esa edad va a aguantar las tres o cuatro horas de desfile sin ir al baño?

— Que se nos permita carrozar y descarrozar donde siempre, cada uno en nuestra sede. Montar una carroza es un trabajazo en el que surgen imprevistos de última hora que hay que subsanar a contrarreloj: necesitamos herramientas, electricidad, personas, empezar a las ocho de la mañana para que todo esté listo a las cinco, comer, vestirnos. Es un (maravilloso) día de locos.

La razón que nos han dado para el cambio de recorrido y lugar de carrozaje es la seguridad y que Madrid está en alerta cuatro ante un atentado terrorista, pero no deben olvidar nunca que algunos de los niños y niñas que van en los pasacalles y en las carrozas son nuestros hijos e hijas y que quienes más interés tenemos en que la cabalgata transcurra tranquila y sin percances somos todos los colectivos participantes.

La A.V. de Carabanchel Alto desea de corazón que estas pautas nos sean de ayuda a todos en el futuro y que la preparación de la cabalgata (popular) de Reyes vuelva a ser un espacio en el que todos seamos compañeros. Lo más importante: escuchar.

  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos