Fuente

Rincones del viejo Carabanchel

Aún hoy el paseante puede encontrarse en Carabanchel con rincones que encierran recuerdos de su pasado. A pesar de la paulatina desaparición de la arquitectura y urbanismo históricos de los dos Carabancheles, engullidos por el imparable avance de las nuevas construcciones, todavía subsisten algunos elementos emblemáticos que jalonan lo que fue su antiguo término municipal.

Dos de ellos nos hacen reflexionar sobre el problema del abastecimiento del agua que padecían tanto estos dos pueblos como el resto de los que fueron anexionados por la urbe madrileña. Es el caso de las dos fuentes que traemos a estas páginas. La primera, construida en el año 1863, se sitúa en la tapia de la Quinta Vista Alegre de Carabanchel Bajo, una hermosa y todavía desconocida finca que tiene sus orígenes en una casa de recreo particular fundada por Ignacio Bringas en 1825. Punto de encuentro de la nobleza y la burguesía madrileñas, la Monarquía fijó sus ojos en la hermosa finca provocando que fuera adquirida por la reina María Cristina en marzo de 1831.

En el año 1859, la casa real decide vender por 2.500.000 reales la posesión a José de Salamanca y Mallol, marqués de Salamanca, quien termina de construir un nuevo palacio al tiempo que financia la traída de aguas del Canal hasta el interior de la finca. Los Carabancheles reafirman su vocación de lugar de asueto y recreo de las clases adineradas madrileñas y se impone la necesidad de poner al día las infraestructuras urbanas y, en especial, las hidráulicas. Es entonces, en 1863, cuando el marqués llega a un acuerdo con el ayuntamiento carabanchelero, tan necesitado de puntos de abastecimiento del preciado elemento, y reforma una fuente ya existente dando lugar a la protagonista de estas líneas. La fuente de Vista Alegre era la más afamada de todo el municipio. Su agua “dulce”, a diferencia de la “gorda que no cuece bien las legumbres” que ofrecía la mayor parte de las fuentes municipales de la época, constituía un motivo de orgullo para los vecinos. […]

En el año 1987 y como resultado de la reforma de la finca por el ayuntamiento de Madrid, los muros originales se derriban para ampliar las aceras de la actual calle del General Ricardos. Es entonces cuando se decide conservar la fuente, pero cambiando su emplazamiento trasladándola al interior del recinto. Al mismo tiempo, se reviste de un alicatado de azulejos que pretende realzar la construcción original.

La otra fuente que rescatamos del olvido es una posterior en el tiempo, erigida en el trágico año de 1936 y situada a escasa distancia de la anterior. El escenario en esta ocasión es la emblemática plaza de Carabanchel Bajo, dominada por la iglesia parroquial de San Sebastián Mártir (del siglo XV, aunque reconstruida casi totalmente después de la Guerra Civil), y por la antigua casa consistorial, hoy sede de la junta municipal del distrito de Carabanchel.

La fuente referida es de hierro, y presenta la misma tipología que solía presidir el diseño de muchas otras de la misma época en la ciudad de Madrid y sus pueblos limítrofes […]. Aunque primitivamente no se encontraba en su residencia actual, sino en una calle cercana, posteriormente fue trasladada a la plaza carabanchelera donde mantenía una presencia casi central. Sin embargo, a raíz de la reforma de este espacio urbano en el año 1999, la fuente fue desmontada y trasladada a los almacenes municipales. Tal hecho desató la protesta y movilización de numerosos vecinos y asociaciones del barrio, que llegaron incluso a llamar la atención de algunas publicaciones que contaron de ella que “era una fuente de caño, de las de toda la vida, forjada en hierro y con su modesta pero orgullosa inscripción en el frente: Ayuntamiento de Carabanchel Bajo, 1936”. El resultado del “levantamiento popular” fue la decisión del Ayuntamiento de reponer la humilde fuente, aunque en esta ocasión en un lugar mucho más discreto situado en uno de los márgenes de la plaza.

Francisco Javier Faucha Pérez y Jesús Fernández Sanz

(Publicado en “Madrid Histórico” nº 33, 2011)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

baila vida 2.0

Gala Benéfica de baile a favor de la Fundación Aladina en la lucha contra el cáncer infantil

Todo lo recaudado va directamente a la Fundación Aladina contra el cancer infantil ya que las empresas de musica, como Dinamusic, y la de seguridad, Civittas Seguridad, colaboran gratuitamente y hacen posible esta gala y esperamos que el baile, aporte su grano de arena en la lucha contra esa enfermedad.

13 Fiesta de la Bicicleta 1

XIII Fiesta de la Bicicleta de Carabanchel Alto

La salida tendrá lugar a las 11:00 desde la avenida de la Peseta, junto al Pinar de San José. Las personas participantes darán un paseo en bici por el barrio y volverán al mismo lugar de salida, donde se les obsequiará con un refresco para mantener una correcta hidratación,

Los Carabancheles en 2018

Los Carabancheles en 2018

¿Y cómo sería ahora este lugar si no fuera parte de la gran Madrid? Quizás ahora tendríamos una concejalía de Cultura con su presupuesto. Durante la Transición nos hubieran construido un teatro o dos, tendríamos una sala de exposiciones municipal y quizás un museo etnológico. Vista Alegre sería un parque municipal bien bonito. Quién sabe si no contaríamos también con una universidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies