OPINIÓN: ACERCA DEL BLOQUEO ECONÓMICO A VENEZUELA

Wikipedia


·Un bloqueo con esencia de hurto.


                   Venezuela viene enfrentando un bloqueo económico por parte del gobierno
estadounidense dirigido por el señor Trump. La decisión de este bloqueo, como muchos
otros realizados por los Estados Unidos en sus diferentes administraciones, forma parte de
la larga lista aplicada en todo el mundo a contracorriente de las normas internacionales
como “el derecho de libre determinación de los pueblos”, así como el reconocimiento
de un acto negativo, privar a un pueblo de sus medios de subsistencia.
El bloqueo económico al país venezolano, dispuesto por la administración Trump,
revela no solo la violación del derecho internacional, también la intención abierta de
apropiarse de las riquezas naturales del país sudamericano, poniendo como justificación
que existe “dictadura que viola los derechos humanos”, etc. Todo dentro del contexto de
guerra comercial entre los Estado Unidos y China, y antesala de una nueva guerra mundial
en ciernes.
Venezuela es hoy un punto donde confluyen las grandes potencias es sus pugnas
por controlar el mundo y lo que menos interesa es el bienestar del pueblo, que en medio
de sus actuales penurias será quien sufra las consecuencias del bloqueo imperialista
impuesto por Trump.
Estados Unidos, aunque sigue siendo el principal país explotador y opresor del
mundo, es una superpotencia en declive. China, su gran contendora, ya alcanzó su mismo
poderío económico, aunque no su poderío militar, y es una potencia en ascenso. La caída
del capitalismo norteamericano es inevitable, como fueron la caída del esclavista imperio
romano y otros imperios. Son leyes históricas que se cumplen tarde o temprano.
Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo y tiene
grandes reservas de oro, diamantes, coltán y otras riquezas naturales. Es un codiciado
botín para cualquier potencia. China ha hecho allí grandes inversiones y Rusia está
haciendo lo mismo. Las pugnas entre Estados Unidos, China y Rusia tienen ese fondo
económico, aprovechando los problemas que atraviesa la patria de Simón Bolívar, el gran
libertador americano. Es responsabilidad de los venezolanos defender sus recursos
naturales, su soberanía nacional e impedir el saqueo de sus riquezas.
Lo real es que el actual gobierno venezolano, con Nicolás Maduro al frente, ha
mantenido posiciones políticas críticas a la política norteamericana, ha impulsado
fuertemente programas sociales a favor del pueblo, negándose a ser parte del “patio
trasero” de Estados Unidos, quien abiertamente sostiene que América pertenece a la
influencia y dominio de su país y nadie puede apartarse de esto.  El imperialismo

norteamericano tiene un larguísimo historial de agresiones,intervenciones militares y

guerras contra decenas de países del mundo que cuestionaron  su hegemonía, y deja

a su paso miseria, hambre y desastre; América Latina ha sufrido en carne propia estas

agresiones. Ahora en Venezuela se apoyan en oportunistas que creen la hora de asaltar

el Poder y hacerse dueños del petróleo y las riquezas venezolanas; ahí están el señor

Guaidó y otros de similar naturaleza mendigando la ayuda norteamericana y aplaudiendo

el bloqueo contra su propio pueblo. También Afganistán, Irak, Libia han
sido saqueados, sus recursos naturales apropiados por las gigantescas empresas
trasnacionales y su infraestructura casi destruida totalmente, pero ni en esas condiciones
ha cesado la resistencia de sus pueblos.
Pero Venezuela no es Libia ni América Latina es África. El pueblo venezolano, como
los pueblos de América Latina, tienen tradición de lucha no solo por la independencia del
siglo XIX sino principalmente por la gran ola de lucha popular de los años 60, 70, 80 del
siglo pasado y que hoy en el siglo XXI está retomándose.
El bloqueo económico contra la pequeña Cuba en los años 60 no logró quebrarla y
menos hacerla desaparecer. Ya hay analistas de la propia BBC de Londres, que consideran
que el bloqueo no acabará con el gobierno de Maduro y que incluso puede ser contrario a
sus fines, pues va a obtener el rechazo de la gente más pobre y alimentará el espíritu
antinorteamericano. En la actualidad ya hay protestas en todo el mundo, incluido Estados
Unidos, en contra del bloqueo económico. En España diversos colectivos, personalidades y
organizaciones democráticas y populares están pronunciándose en defensa de la
soberanía venezolana, por la libre determinación de los pueblos y en contra del bloqueo.
La solución a la actual crisis económica y política en Venezuela es una solución
política negociada entre el gobierno y la oposición y tiene que ser obra de los propios
venezolanos, sin injerencia externa, menos con intervención militar alguna, la que solo
generaría resistencia armada y la generalización de un conflicto en tierras americanas de
un alcance impredecible.
Por eso, rechazar un golpe de Estado, una agresión armada o un bloqueo
económico, así como apoyar las negociaciones promovidas por Noruega, las tratativas
políticas entre el gobierno y la oposición con un arbitraje neutral, es el correcto camino a
seguir para dar salida a la crisis venezolana.
16 de agosto de 2019


  Votar:  
Resultado:1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos
  1 voto

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*