MANIFESTACIÓN POR LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS

El 20 de noviembre se celebra el día internacional de los derechos del niño, es el aniversario de la declaración por parte de la ONU de la “Convención de los Derechos del Niño”. El año pasado sucedió algo maravilloso y trascendental para el colectivo de familias y asociaciones que luchan contra los abusos legales y discriminatorios que se realizan en España en nombre de la igualdad.

Ese sábado de 2018, casi 3.000 personas salieron a la calle para reclamar el cumplimiento de la citada Convención de los Derechos del Niño. Este año tenemos una nueva cita en las calles, el sábado 16 de noviembre a las 11.00h se celebra de nuevo la manifestación por los derechos de los niños en Madrid, desde Ópera a Cibeles. Nuestros niños son el valor para construir una sociedad más solidaria y amable, destruir a la infancia es destruir a la sociedad futura y abocarnos a un universo distópico, egoísta y sin valores humanos, una sociedad que puede quedar convertida en una masa informe de muchedumbres solitarias.

El acoso y derribo del entorno familiar, de la estabilidad emocional y la alegría de nuestros menores se plasma en múltiples leyes que se han ido aprobando en España poco a poco a lo largo de los últimos años y que resultan nocivas para la infancia, sin aportar soluciones en los ámbitos para los que fueron pensadas.

Una ley del menor que más que proteger provoca mayores desajustes. Bajo su paraguas se están produciendo atropellos en las familias más desfavorecidas, a las que les son arrancados los hijos para ponerlos bajo la tutela del estado. Se trata de una solución económicamente muy costosa, hasta 3.000€ mensuales por menor. En muchas ocasiones, con una fracción de esos recursos se podría salvaguardar la unidad y estabilidad de ese mismo núcleo familiar.

Una absoluta inacción de la administración ante los secuestros de menores. En nuestro entorno asociacionista contamos con padres coraje que llevan años luchando por que la administración mueva un dedo para que les traigan de vuelta a sus hijos. Una ley integral de violencia de género que no contempla la protección a la infancia, la prueba más cercana la podemos encontrar  en el luctuoso desenlace de Sergio, ese niño de Almería finalmente asesinado por su progenitora, a pesar de las 10 denuncias de maltrato que acumulaba ya la madre, a pesar del desgarrador wassap de audio que
mandó pidiendo auxilio. Todas las evidencias  fueron ignoradas a lo largo del tiempo por los jueces, por los servicios sociales e incluso por la propia guardia civil, no es un caso aislado, aunque sí uno de los pocos que se ha hecho mediático.

16 de NOVIEMBRE A LAS 11:00 HORAS

El decretazo de Pedro Sánchez (RD 9/2018) que permite cortocircuitar las garantías de un proceso judicial, de tal modo que la mera denuncia de una mujer en los servicios sociales del ayuntamiento permita declarar al hombre maltratador, perdiendo parte de su patria potestad y consintiendo en que los niños sean intervenidos por un psicólogo sin el permiso paterno.

Una oposición feminista a la custodia compartida que ha llevando siempre al traste cualquier intento legal de regular la custodia compartida como régimen preferente después de una separación o divorcio. La ausencia de legislación específica que combata el síndrome de alienación parental (SAP), que constituye de hecho un maltrato psicológico al menor.

Por todas estas razones estaremos el sábado 16 de noviembre en las calles de Madrid una vez más. Algo magnífico y vibrante sucedió el año pasado. Miles de familias salieron a la calle para decir ¡No! al entramado legal que está acabando con la infancia de nuestros hijos. Abuelas y abuelos separados de sus nietos, familias por la custodia compartida, nuevas parejas de hombres falsamente denunciados, padres y madres de niños tutelados sin motivo, padres de niños secuestrados en el extranjero, padres cuyos hijos están sufriendo SAP por parte del otro progenitor…¡Ese día dijimos
basta!, ¡y no estábamos solos!, ¡y no estábamos locos!. Juntos compartíamos nuestra alegría de vernos las caras, de ser multitud, y nuestro dolor por lo que llevábamos sufrido.


  Votar:  
Resultado:5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos
  4 votos

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*