Ruidos insoportables en una vivienda de Carabanchel

Denuncia de un vecino de Carabanchel Alto
En el año 2010, me compré un pequeño piso en Carabanchel Alto, con gran ilusión e invirtiendo los ahorros de toda mi vida. La constructora se llama Línea Cinco Arquitectura. Desde el primer día sufro la tortura de ruidos diarios de ascensor, portal, escalera, garaje... habiendo puesto varias denuncias al Ayuntamiento. Debido a estos ruidos estuve en tratamiento más de un año, y tuve que irme de mi casa desde octubre de 2011 hasta diciembre de 2012.

El ascensor fue arreglado varias veces a requerimientos del Ayuntamiento, la primera pagada por la constructora y la segunda en junio de 2016 con multa por hacerlo fuera de plazo, repercutida a los vecinos. Más otros arreglos en la planta por ruidos en las zonas comunes. Miles de euros a costa de los vecinos. Cualquier ruido en el portal lo escucho en mi vivienda. La comunidad, con mayoría de la constructora, me ha puesto toda clase de impedimentos, y a los requerimientos del Ayuntamiento por los ruidos del ascensor en mi dormitorio. Además me ha negado toda información sobre todo ello, incluido el libro del edificio. El administrador ha llegado a acusarme por escrito de haber demandado a la comunidad. Es totalmente falso. Al negarse el administrador a darme cualquier información, la pido al Ayuntamiento.

Revisada por abogado y perito resulta evidente que ha habido una alteración del edificio respecto de lo legalizado en el proyecto, a consecuencia de lo cual se producen los ruidos que hacen inhabitable mi vivienda. Se constata que los planos y el libro de las viviendas (en la edificación actual) no están sellados ni firmados por el Ayuntamiento. El primer arquitecto dimite en mitad de la construcción de las viviendas, no firma el libro de órdenes. En la documentación de la compra me venden mi piso conforme al proyecto de construcción autorizado por el Ayuntamiento, no a lo realmente construido después, que no existe legalmente. Lo descubrimos al conseguir toda la información de las Administraciones públicas. La constructora modificó toda la planta baja y el ascensor sin la aprobación del Ayuntamiento, edificando más de lo que tenía permitido para obtener un mayor beneficio económico. Las modificaciones conllevan la imposibilidad de vivir en mi vivienda por los ruidos que están constatados por el perito y el arquitecto acústico. Mi casa es una sala de torturas. Además no es una vivienda legal. No puedo venderla porque estaría engañando al posible comprador igual que a mí.

Demandé a la constructora en junio de 2017, pidiendo que se queden con el piso y me devuelvan el dinero que pagué por ella. Han convertido lo que iba a ser mi hogar en un sufrimiento, años de pesadilla.

La SAREB tiene la garantía hipotecaria de la constructora, y tiene dos burofaxes míos informándola de mi demanda y de la presunta ilegalidad de la construcción de las viviendas. Es una sociedad con gran participación pública. Responde diciendo que desconoce esos hechos. En diciembre de 2017, en la vista para las medidas cautelares, la constructora admitió que tiene un acuerdo con la SAREB desde el 13 de septiembre del mismo año para que ésta se haga cargo de la venta de sus propiedades a pesar de saber de la presunta ilegalidad de la construcción. Acuerdo firmado tres meses después de poner la demanda. La SAREB puso en venta en enero las viviendas, vendió varios pisos. En las ventanas está el cartel del burofax que mandé a la SAREB en abril de 2017. Al publicar un primer artículo en la revista de la Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto, Haya retiró de su página la venta de los pisos, pero en julio los volvió a poner. Todos los compradores en esta comunidad estamos afectados porque es una construcción presuntamente ilegal y por los cuantiosos gastos. En abril el ascensor volvió a superar el límite de ruido en mi dormitorio. La reunión anual lleva más de dos meses de retraso.

En la vista previa de abril se pidió al juzgado que investigara quién manipuló y registró en el Ayuntamiento un documento firmado por mí que según la constructora registré yo. Jamás lo registré. He pedido a Urbanismo de Carabanchel dos veces la revisión de la Licencia de Primera Ocupación porque no cumple con el Plan General de Ordenación Urbana, es la autoridad para hacerlo y es su obligación. Se niegan a revisarlo. Mandé una carta a la Sra. alcaldesa de Madrid informándola de esta situación administrativa por parte de Urbanismo. Las solicitudes ya están en el juzgado.

Hay actitudes que pueden destrozar la vida a una persona por la falta de ética, moralidad y escrúpulos de algunas personas, empresas… Lo llevamos viendo durante los últimos años. Con vuestra ayuda y persistiendo vamos hacer que esas actitudes tengan su repercusión y responsabilidad a quien las hace. Por al apoyo de muchos esto ya se sabe en mi barrio. Si tienen algún medio de comunicación, contacto, idea... para darme más voz, se pueden poner en contacto conmigo con la mayor prontitud posible.

Muchísimas gracias a todos. ¡No voy a parar de lucharlo nunca!

 

David Fernández Martínez

 

  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos