Pan Bendito, un sociodiagnóstico a través de varias miradas

El pasado viernes, 18 de junio, tuvo lugar en el Centro Cultural San Francisco La Prensa la presentación del sociodiagnóstico del barrio de Pan Bendito realizado por Redes Cooperativa y Save The Children. A esta presentación acudieron los diversos actores del barrio. Servicios sociales, colegios, escuelas infantiles y distintas asociaciones que realizan su labor en Pan Bendito. Este sociodiagnóstico se ha realizado a través de una metodología participativa, es decir, a través de entrevistas a todos los recursos del barrio, includas familias y niños. 

PAN BENDITO, ¿UN BARRIO MÁS?

Para entender la singularidad de este barrio, en primer lugar, hay que explicar que Pan Bendito no es un barrio administrativo, por lo que administrativamente su población pertenece a los barrio de Abrantes y Puerta Bonita. 

La población de Pan Bendito asciende a 11.174 habitantes. En total, 5.223 son hombres y 5.951 mujeres. Llama la atención la alta densidad de población, encontrándose muy por encima del valor de la Ciudad de Madrid y del Distrito de Carabanchel. Pan Bendito cuenta con una densida de población de 340 hab/km².  Esta cifra supone casi el doble de densidad que el distrito de Carabanchel, que cuenta con 185,22 hab/km². 

UNA VIDA DIFICIL 

Si hablamos de renta, la situación de Pan Bendito también difiere bastante de la realidad de Carabanchel y por supuesto de Madrid. Sus habitantes cuentan con una media anual de 20.840 euros. Muy lejos de los 28.721 euros de Carabanchel y los 40.195 euros de Madrid. Este bajo nivel de renta provoca otro gran problema que se ha detectado al analizar la realidad del barrio. El hacinamiento. Un 33,3% de los hogares conviven con 5 o más menores. 

Estos menores sufren las consecuencias de las rentas baja y en algunas ocasiones de la pasividad familiar en temas tan importantes como por ejemplo, la alimentación. El 54,8% de los niños y niñas encuestados/as no come ni fruta ni verdura todos los días. En cambio, el 100% sí come alimentos azucarados.

Se ha podido comprobar que su alimentación no es correcta, de igual modo que sus hábitos tampoco ayudan. Los niños y niñas encuestados pasan una media de 6 horas diarias frente a una pantalla. 

Si la alimentación y la salud no es un aspecto importante para las familias, tampoco lo es, por regla general, la educación de los más pequeños. En muchas ocasiones, la educación no es una prioridad para estas familias. De hecho, el sociodiagnóstico muestra problemas de absentismo, muchas veces continuado, falta de autonomía, brecha digital y desfase curricular. 

Las entrevistas realizadas a los más pequeños del barrio han mostrado una situación educativa realmente preocupante. Exponemos, a continuación,  una serie de datos que reflejan la dificil situación de los niños y niñas de Pan Bendito.

Un 35% asegura estar más perdido en las clases 

Un 56% necesita tener a alguien al lado para hacer los deberes

Un 50% no tiene espacio en casa para realizar las tarea

Un 30% utiliza la mesa del comedor como escritorio

Un 52'4% no tuvo contacto con el centro educativo en los meses de confinamiento

Un 34'1 asegura que ahora no va todos los días al cole

 

DEBATE: PAN BENDITO ¿COLAPSO O ABANDONO?

 

Existe una falta de programas de intervención social por parte de la administración. ¿Que sería del barrio sin las asociaciones?  Este barrio es muy singular. Lleva así más de 30 años y por mucho que hagamos, la situación no cambia nunca. 

Este curso se ha multiplicado el absentismo y una vez que se abre el expediente sigue sin pasar nada. Hay niños que no saben leer ni escribir con 12 años. 

El absentismo no depende de servicios sociales. Estamos accesibles a toda la población a través del correo electrónico, 010 e incluso presencialmente. Los servicios sociales no tienen la culpa de todo. Las asociaciones también tienen que llevar a cabo proyectos al margen de la administración. 

En estos espacios de debate y participación echamos de menos a la población del barrio. Como pretendemos que participen si ni siquiera cuentan con las necesidades básicas cubiertas. Por ejemplo, la población de Pan Bendito no suele participar en la manifestaciones de Abrantes. ¿Cómo voy a ir a la manifestación si no se que voy a comer mañana? En Pan Bendito no existe una Asociación de Vecinos que defienda los derechos de estas familias. 

Hay que integrar bien a los tres pilares del barrio, es decir, administración, asociaciones y familias.  

A la administración, debemos pedirle más. Solo con las políticas generales no podemos llegar a la realidad de este barrio. Pan Bendito necesita políticas específicas.

Las asociaciones existen y su labor es extraordinaria. No hay Asociación de Vecinos pero hay una coordinadora de entidades. 

Por último, las familias. Muchas necesidades, no se sienten como tal. Cuando no cubres las necesidades básicas el resto no importa. Existe una pobreza de educación, de política, de cultura. Hay que introducir apoyo pero también exigencia a las familias del barrio. 

Hay situaciones en el barrio que son muy crónicas y el futuro está en los más pequeños. La imagen que el barrio tiene de si mismo paraliza muchos proyectos. La única manera de avanzar es intentar que la conciencia del barrio sea diferente. Todos los que trabajamos con infancia tenemos que luchar por eso. 

 

 


 


  Votar:  
Resultado:3,5 puntos3,5 puntos3,5 puntos3,5 puntos3,5 puntos
  2 votos

1 comentarios

  1. Teresa | 28/06/2021 08:36h. Avisar al moderador
    Gracias a todas las asociaciones del barrio, escuelas infantiles, colegios por su gran labor con los niños/as del Pan Bendito.   

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*