La oscura historia de Antonio López y el barrio de Comillas

Antonio López y López fue un empresario y banquero español conocido por su título nobiliario de Marqués de Comillas. El barrio de Comillas de Carabanchel debe su nombre al título nobiliario de Antonio López, antiguo propietario del suelo sobre el que ahora este barrio se asienta. La historia de Antonio López fue venidida siempre como el ejemplo de un hombre hecho así mísmo, creador de un imperio de la nada. 

Antonio López nació en la villa cántabra de Comillas, de donde tuvo que huir a Cuba con solo catorce años, perseguido por la Justicia tras una reyerta callejera. En sus primeros años en Cuba, Antonio López trabaja junto con otro emigrante español en todo lo que les surge. 

Gracias a esos ahorros, consiguió establecer su propio negocio en Santiago: un comercio de género barato en un local que alquiló al empresario catalán Andreu Bru. Poco después logro casarse con la hija del millonario empresario catalán, María Luisa Bru. Con la dote de este matrimonio y la financiación de su suegro, inició su imperio. 

Regresó a España habiendo amasado una inmensa fortuna con solo 38 años. Se instaló en Barcelona y fundó la mayor naviera española de la época, la Transatlántica; la Compañía de Tabacos de Filipinas, y el banco Hispano-Colonial.

Además, Antonio López tuvo un papel fundamental en el final de la Primera República y en la restauración monárquica de 1874. Por este motivo, el rey Alfonso XII agradeció sus servicios otorgándole el título de Marqués de Comillas y el nombramiento como Grande de España. En su pueblo natal, Antonio López, primer Marqués de Comillas, ordenado la construcción del Palacio de Sobrellano, construidos por el arquitecto catalán D. Joan Martorell y Montells, entre 1881 y 1888. 

LA OSCURA HISTORIA DE ANTONIO LÓPEZ

Sin embargo, entre estas historias de emprendedores, millonarios y matrimonios, se esconde la La verdadera vida de Antonio López López, destapada justo después de la muerte del marqués de Comillas por su cuñado, Franciso Bru. 

“¿Quiere saberse ahora el comercio que el insigne Antonio López hacía? Traficaba en carne humana; era comerciante negrero. Compraba en Santiago negro a bajo precio y lo enviaba a La Habana y a otros puntos de la isla, donde los vendía con más o menos ganancias, pero siempre con una ganancia muy alta, porque como la trata estaba prohibida y castigada, había falta de brazos y los negros eran muy buscados."

Raquel C. Sánchez, autora de la biografía, Antonio López y López, primer Marqués de Comillas, explica que aunque leyendas y hechos suelan mezclarse en la historia, “existen muchos indicios para creer que Antonio se dedicó a este 'negocio'”. Además, en la “primera estatua construida en Comillas en su honor, que fue destruida durante la guerra y reconstruida posteriormente, aparecían dos personas negras a sus pies; algunos dicen que niños, otros que mujeres”. 

Siempre se supo que el empresario cántabró se dedicó a la compraventa de esclavos criollos, lo cual era completamente legal en aquella época. Sin embargo, como cualquier negocio, la esclavitud también tenía límites. Unos límites que según el profesor titular de Historia Contemporánea en la Universidad Pompeu Fabra, Martín Rodrigo, Antonio López se saltó al participar en el tráfico ilegal de esclavos. 

En su libro, La controvertida historia de Antonio López, marqués de Comillas, se explica como funcionaba este tráfico ilegal de esclavos. Antonio López recurría a la corrupción de los funcionarios españoles, quiénes facilitaban la documentación necesaria a unos esclavos recién traídos de África. De este modo, los hacían pasar por esclavos criollos (hijos de africanos esclavos nacidos en América), cuya venta en Cuba estaba totalmente legalizada. 

 

¿HOMENAJES MERECIDOS?

En 2018, el Ayuntamiento de Barcelona retiró la estatua de Antonio López y López, primer marqués de Comillas. Desde el Ayuntamiento defendías que “hizo fortuna en las Américas, en el siglo XIX, con el tráfico de esclavos y esclavas que traía desde las costas africanas hasta Cuba”. 

En Carabanchel Antonio López es homenajeado con una calle y un barrio, Comillas, en honor al título nobiliario otorgado por Alfonso XII. Lanzamos una serie de preguntas a nuestros vecinos y vecinas.

  • ¿Les parece bien que un empresario esclavista sea homenajeado con una calle y un barrio en Carabanchel?
  • ¿Creen que Carabanchel debería seguir los pasos de Barcelona? 
  • ¿Consideran que sus negocios legítimos y su aportación a España como mecenas cultural y empresarial pesan más que sus negocios ilegítimos como esclavista?

  Votar:  
Resultado:3,1 puntos3,1 puntos3,1 puntos3,1 puntos3,1 puntos
  7 votos

5 comentarios

  1. mariano | 07/04/2021 11:31h. Avisar al moderador
    despues de llevar mas de 100 años esa calle en madrid, como me la quiten la liamos, seria un negrero un cabron, pero es mi calle y ni que me la toquen, tambien hay una calle al nombre de fraga iribarne y nadie dice de quitarla y todos sabemos lo que fue, que pasa a unos si y a otros no    
  2. Charo samper | 06/04/2021 23:53h. Avisar al moderador
    Que se retire el nombre de este señor.   
  3. Comillero | 06/04/2021 19:19h. Avisar al moderador
    Gracias por un artículo tan interesante. Seguro que muchos vecinos del barrio ni se habían parado a pensar quien fue Antonio López o por qué el barrio se llama Comillas. Conocer siempre es bueno. Creo que sabiendo un poco del personaje no estaría mal cambiar el nombre de la calle, no tanto el del barrio, que puede interpretarse se refiere al pueblo de Cantabria.   
  4. Carla | 06/04/2021 16:13h. Avisar al moderador
    Totalmente de acuerdo. Debemos tomar ejemplo del Ayuntamiento de Barcelona y retirar cualquier emblema, calle o monumento que no represente nada positivo actualmente.    
  5. juan carlos | 06/04/2021 12:58h. Avisar al moderador
    Este periódico podría dedicarse a informar de las cosas que interesan a los vecinos de Carabanchel y Madrid en su vida cotidiana y dejarse de hacer política fijándose en la alcaldesa perroflautera y okupa de Barcelona.    

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*