NO QUEREMOS PERDER LA PLAZA DEL PARTERRE

El casco antiguo de Carabanchel Alto se formó en torno a la Iglesia de San Pedro (S. XV),  situada en la llamada “Plaza Mayor”, que posteriormente pasó a llamarse “plaza de la Constitución”, “plaza de la República”, “plaza de España” y por ultimo su denominación actual: “plaza de la Emperatriz”. Del eje principal de la plaza salía la “calle del Caño”, luego “calle Marina Española” y “Eugenia de Montijo” (nombre actual), que conectaba la plaza de la Emperatriz con la plaza del Parterre. Esta plaza  ha sufrido cambios y remodelaciones urbanísticas a través de los años, pero sigue siendo punto de referencia y encuentro de los vecinos y vecinas de Carabanchel Alto. El  arbolado ha sido y será santo y seña de su historia: estaba presente en las avenidas y calles que partían de ella (Ronda Don Bosco, Eugenia de Montijo, Doctor Jerónimo Iborra, Joaquín Turina, etc.).

En la actualidad, si analizamos documentación fotográfica antigua, nos damos cuenta de que estamos atravesando un momento muy delicado para su supervivencia. Sufrimos el abandono, la inacción y la falta de previsión por parte del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid y de la Junta Municipal de Carabanchel.

En general, en Carabanchel se está perdiendo el arbolado de una manera alarmante: lo que predomina ahora son grandes aceras de asfalto y cemento, y los pocos árboles que van sobreviviendo tienen sus días contados. Esto se ve claramente en la  plaza del Parterre. Desde el 2008 las bajas son innumerables, bien por su avanzada edad y falta de cuidados que hacían necesaria su corta, bien por podas o terciados de copas muy agresivos, que los debilitan y provocan su caída posterior, o bien por el efecto de fuertes vientos.

La desaparición de arbolado es alarmante

No se ha plantado ningún gran árbol desde hace más de 30 años, y al ritmo que vamos en unos meses perderemos más, y la solución no es plantar aligustre arbóreo. No olvidemos que también hay zonas pegadas al muro donde hay todavía vegetación arbustiva (pyracantha) que lo bordea, pero en el lateral de Ronda Don Bosco casi no queda nada y no se repone lo que va muriendo. La imagen es terrible, desoladora. El conjunto de la plaza adolece de una falta total de cuidados, provocado por la nefasta gestión de la empresa privada que lo debería cuidar y mantener (desde que se privatizó en el 2013)  y el técnico municipal que supervisa esta labor.

Si queremos que la plaza y su entorno perduren muchos años, necesitamos urgentemente un plan director muy sencillo, que tenga en cuenta en primer lugar la  reposición urgente del arbolado perdido, así como su mantenimiento y cuidados posteriores (riegos, abonados, podas de formación, etc.); en segundo lugar un capítulo dedicado a la recuperación de la vegetación arbustiva auxiliar con pyracantha (espino de fuego), viburnum tinus (durillo), buxus sempervirens (boj), cotoneaster, etc.; y en tercer lugar más equipamientos urbanos: papeleras, bancos, vallas perimetrales y columpios nuevos para los niños, grandes olvidados de este parque, pues en verano es una zona de diversión y esparcimiento muy importante para ellos. De esta manera podremos disfrutar otros 50 años de esta nuestra plaza del Parterre.

Fernando Luis Gómez Gavira.
Mesa del Árbol de Carabanchel

https://twitter.com/arbolmesa?lang=es



  Votar:  
Resultado:4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos
  13 votos