Carabanchel, distrito ‘compasivo’

Comunidades compasivas
El proyecto municipal ‘Comunidades compasivas de cuidados y prevención del duelo complicado’ lleva más de un año entre nosotros, construyendo pedagogía colectiva en torno al finalde la vida
ROBERTO BLANCO TOMÁS

Este mes nos hemos acercado por el CMS Carabanchel para saber más sobre un proyecto que ya desde su título nos resulta intrigante, por ser una cuestión que en nuestras sociedades no suele abordarse. Se trata de Comunidades compasivas de cuidados y prevención del duelo complicado. Exacto: la muerte y nuestra relación con ella.


Comunidades compasivas… forma parte del Plan Madrid Ciudad de los Cuidados, que se diseñó con el objetivo de generar una “ciudad cuidadora”, entendiendo “cuidados” como “todas aquellas actividades que nos pueden dar bienestar y atención a lo largo de nuestra vida”, define Elisa Lillo, técnica de Madrid Salud y responsable del proyecto. En el plan se establecen cuatro ámbitos principales: “La ciudad que cuida el espacio público y la vida en común”, “La ciudad que administra con cuidado”, “La ciudad que incorpora los cuidados al sistema productivo” y “La ciudad sensible a la vida cotidiana”. El objetivo específico de este último es “promover una ciudad sensible a los malestares de la vida cotidiana que apoye el desarrollo de capacidades individuales y colectivas para superarlas y prevenirlas”, y en ese marco el proyecto que nos ocupa está “orientado a la pedagogía colectiva al final de la vida y a la creación de una red de solidaridad con las familias que atienden a personas en estado terminal o que han sufrido un duelo reciente”. Es un proyecto piloto que se centra en dos barrios del distrito, Vista Alegre y Puerta Bonita. En palabras de la responsable, busca “recuperar esa capacidad de los barrios para generar redes de solidaridad y de apoyo mutuo, lo que antes se conocía como ‘relaciones de buena vecindad’. Queremos fortalecer esas redes vecinales y generar una pedagogía colectiva en torno al final de la vida y a la muerte. Que podamos hablar de ello con naturalidad, porque la muerte es una parte de la vida”.


Rosalía Lorenzo, coordinadora del equipo que desarrolla el proyecto, incide en esa idea: “se trata de sensibilizar a la ciudadanía en torno a un tema que sigue siendo tabú. Cuando hablamos de final de la vida, hablamos de mucho sufrimiento y dolor… y en el duelo, aunque pudiera parecer algo más asumido, también. Si ya nos cuesta acercarnos a veces a los logros de las personas porque no tenemos tiempo, cuando alguien sufre nos cuesta todavía más: faltan palabras que decir, no sabemos cómo acercarnos… Uno espera al bajar las escaleras para no encontrarse a ese vecino que sabes que está muy desbordado emocionalmente… Dices: ‘Buf, hoy como para pararme, y además, ¿qué le digo?’. El resultado es que las personas se siguen encontrando muy solas en ese dolor”.


Rosalía desglosa la actividad del equipo: “estamos cuatro profesionales: una trabajadora social, una psicóloga, una enfermera y yo, que soy psicóloga pero hago también funciones de coordinación. Intentamos abarcar tres grandes áreas en el proyecto. Hay un bloque más comunitario que consiste en salir a los barrios y ver qué pasa, qué es lo que la gente siente y cómo acercarles esto que tanto asusta. Es recogida de datos, pero también formación y sensibilización, con charlas y actividades. Luego, otra parte de atención directa a personas que están en procesos de final de vida o de duelo. Una de nosotras hace la primera acogida y valora qué necesidad tienen, si de una intervención individual, otra más grupal, un acompañamiento a domicilio, o si es necesario derivarla a otro recurso. Lo que queremos es que las personas se sientan acogidas en la necesidad que tengan, y las cuatro estamos formadas en procesos de final de vida, duelo, enfermedad, etc. La tercera parte es el bloque educativo, que creemos fundamental. Vivimos cada vez más educando a los niños dentro de una burbuja donde no existe ninguna frustración, no hace falta el apoyo social, la solidaridad está muy cotizada y la comunicación es a través de las redes sociales. Nos falta el tú a tú, mirarnos y acompañarnos. Eso por un lado, y por otro los niños se enfrentan a la muerte en los dibujos animados o cuando tienen mascotas, pero muchos de ellos viven con abuelos que tienen más probabilidad de fallecer antes que los padres, y no sabemos cómo se quedan después. Es importante que los niños en un momento determinado puedan expresar a quién echan de menos y que puedan llorar, porque forma también parte de la vida y de quiénes somos... Es verdad que a veces las personas estamos muy contentas y hay que celebrarlo, pero también nos tenemos que apoyar en momentos que son duros”.


El proyecto arrancó en enero del año pasado, y está previsto que dure hasta diciembre de este año. Rosalía nos transmite el balance de lo realizado hasta el momento: “es un proyecto que se ha acogido muy bien, que está empezando a calar y a transformar algunas realidades, tanto en centros educativos como en formación no formal. En cuanto a los usuarios que vienen aquí, en los que hemos podido evaluar el antes y el después la mejoría es significativa. Estamos también creando un cambio de conciencia desde las entidades: hay muchos profesionales que nos están pidiendo formación para empezar a manejar estos temas, y creo que esto es significativo”.


Pero la mirada de Elisa, de Rosalía y de todo el equipo va más allá. Como nos explica la primera, quieren “que esto deje algo detrás, que no solo sea una sensibilización al barrio, sino que luego cale en las personas. Más allá de la duración de este proyecto, estamos capacitando a este centro y a este entorno para que puedan sostener la línea de trabajo iniciada”. Concluye Rosalía: “sobre todo para que no se sustente en cuatro profesionales, ni en un centro de salud determinado, ni en Servicios Sociales. Dotar de herramientas a los vecinos, a otras entidades y a otros profesionales, que se generen espacios donde abordar estos temas, que cambie la mirada y este nuevo enfoque se sostenga de forma natural”.


Más información y contacto

  Votar:  
Resultado:0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos
  0 votos